El desborde del que empezó la tarde del 31 de enero y que afectó todas las calles aledañas en San Juan de Lurigancho llegó también hasta el Rímac, a tal punto de dejar completamente inundada la comisaría de Piedra Liza, a kilómetros de distancia del punto donde se salió el río.

El Comercio pudo constatar que el lodo que arrastró el desborde del río Huaycoloro a lo largo de toda la Av. Malecón Checa, desde Campoy, llegó hasta la Av. Santa Rosa, a la altura de la comisaría de Piedra Liza.

El local policial, a falta de medidas para afrontar una emergencia de este tipo, no pudo hacer nada para impedir que el lodo, barro y agua afectara todo el primer piso. Asimismo, los vecinos de esta avenida, así como de 9 de Octubre, se vieron afectados y trataron de alejar el lodo con escobas y sacos de arena.

Esta mañana, San Juan de Lurigancho y el Rímac amanecieron cubiertos de lodo. A pesar de que el río Huaycoloro ya frenó, los vecinos afectados están lidiando con los daños que dejó a su paso, como casas anegadas y tuberías dañadas que han provocado el corte del servicio de agua.

Durante la madrugada, Sedapal procedió a cortar temporalmente el servicio de agua en Lima y Callao, ya que el desborde también llegó hasta el río Rímac, poniendo en riesgo la planta de tratamiento de La Atarjea.

Esta mañana, se confirmó que ya se había normalizado el servicio de agua potable.

TAGS RELACIONADOS