Solo en dos penales se bloquea al 100% la señal de celulares
Solo en dos penales se bloquea al 100% la señal de celulares
Francesca García Delgado

El hombre a cargo del sistema penitenciario en el país reconoce que hay corrupción en las cárceles, pero insiste en que se trata de casos aislados. Julio Magán explica que los –instalados en los penales de Huaral y Cañete– funcionan al 100%, aunque no puede confirmar si se cumplirá con el plazo acordado para instalar el mismo sistema en otros 33 penales del país.

— La empresa Prisontec [a cargo de la instalación de bloqueadores] afirma que, gracias a la nueva tecnología instalada en nueve penales del país, se ha logrado detectar el destino de 8 millones de llamadas durante seis meses, con lo que se ha reducido la extorsión telefónica desde las cárceles. ¿Confirma eso?
Tengo mis dudas. Oficialmente, los bloqueadores están instalados y funcionando en dos penales del país: el de Cañete (La Cantera) y el de Huaral (Aucallama); los otros siete penales tienen el sistema en período de prueba. Tito Fernández, gerente general de Prisontec, me ha dicho que el 22 de febrero tendrá la verificación del funcionamiento del sistema en los otros siete penales.

— ¿Puede garantizar que el sistema ha disminuido las extorsiones telefónicas desde los penales de Cañete y Huaral, donde ya están instalados?
En estos penales no hay telefonía móvil porque todas las llamadas que salen son de un teléfono público [por lo que se verifica el destino de la llamada]. Cuando un interno se comunica desde estas cárceles, se notifica a la persona que recibe  la llamada que la están contactando desde un penal. Por lo tanto, no puede haber extorsiones desde teléfonos móviles.

— ¿El INPE ha corroborado que en esos recintos no existan puntos ciegos en el sistema?
Sí, podemos garantizar que el sistema está funcionando.

— Se lo menciono porque en octubre pasado, días después de que instalaron este sistema en Huaral, un reportaje de Canal 2 mostró que los internos tenían señal de telefonía móvil en algunas zonas del penal.
Eso se superó, hoy no hay ningún problema. Fuimos con nuestros técnicos y con los de la empresa Prisontec.

— Cuando se instalaron los bloqueadores dijeron que se garantizaba su efectividad al 100%. Sin embargo, se reconoció que es un sistema falible...
Puede presentar algún error, pero Prisontec indica que la falla se genera cuando alguna operadora de telefonía aumenta la frecuencia [para un mayor alcance cerca al penal].

— Hay cientos de denuncias en todo el país que narran la corrupción al interior de las cárceles y la complicidad de los agentes del INPE para ingresar celulares, entre otras cosas.
Ese es otro tema.

— Si mañana aparece un teléfono celular en alguno de estos penales, ¿será otro tema?
Si aparece un teléfono es que hay algún tipo de corrupción. Puede haber teléfonos, pero las llamadas no se dan porque están bloqueadas.

— ¿Por qué habría una demanda tan alta de teléfonos por parte de los internos si no los pueden utilizar?
La empresa Prisontec es la que se encarga del control del sistema; no lo maneja el personal del INPE. Es posible que un servidor penitenciario pueda meter un celular al penal. Quizás donde los bloqueadores están en prueba. No puedo negar que entren celulares, pero no funcionarán.

— La cuestión es que la empresa reconoce que puede haber puntos ciegos. Si ingresan teléfonos, es lógico que los internos los usen y funcionen.
Cuando ocurren fallas, [Prisontec] las corrige automáticamente, según el informe que me han dado.

— En noviembre pasado, se detuvo a un agente del INPE en el penal de Challapalca (Tacna), acusado de trabajar para una organización criminal de Trujillo.
Son casos aislados pero no es una conducta permanente del servidor penitenciario.

— No es la primera vez que se intenta colocar bloqueadores de teléfonos. Se hizo entre el 2008 y el 2014 en Piedras Gordas (Lima), El Milagro (Trujillo) y Picsi (Chiclayo) y no funcionó. ¿Por qué esta vez sería distinto?
Los de Piedras Gordas eran bloqueadores antiguos. En Chiclayo y Trujillo, no participó el INPE; lo hizo directamente la Policía Nacional.  

— Según el cronograma, el INPE ya tendría que haber instalado los bloqueadores en siete penales del país. Están fuera de fecha...
La empresa ya entró en penalidad. Dicen que no se ha logrado por problemas técnicos.

— Además, han replanteado el orden de la instalación de los bloqueadores.
Se denunciaron llamadas extorsivas hechas desde los penales de Lurigancho, Castro Castro, Callao y Ancón I. Entonces, se priorizaron estos penales.

—¿Cuál es el nuevo plazo?
Espero que se haga en el término más breve.