Estudiante de la UNI: fiscal pidió prisión para militar ebrio
Estudiante de la UNI: fiscal pidió prisión para militar ebrio

La Trigésima Novena Fiscalía Provincial Penal de Lima, a cargo del fiscal Humberto Ruiz Peralta, dispuso prisión preventiva para Jesús Albino Jerí Pillaca, militar que en estado de ebriedad atropelló al estudiante de la UNI, José Armando Miranda Bellido. Producto de las graves heridas, .

El magistrado Ruiz Peralta es el mismo que no solicitó de forma inmediata la detención preliminar del militar pese a que en el interrogatorio ante la PNP, este habría aceptado haber ingerido alcohol antes de atropellar al joven universitario de la UNI.

En un comunicado enviado por el Ministerio Público, “el despacho a cargo del fiscal Humberto Ruiz Peralta, considera que a partir de la muerte del agraviado y la variación del tipo penal, por el delito culposo agravado, se fundamenta la cárcel preventiva por un periodo de nueve meses”.

La comunicación detalla que la prisión preventiva para Jesús Albino Jerí Pillaca, es “por el presunto delito contra la vida el cuerpo y la salud, en la modalidad de homicidio culposo, en agravio del estudiante universitario José Armando Miranda Bellido”.

Jerí Pillaca, permanecerá recluido hasta que concluyan las investigaciones y recibiría al final del proceso, una pena mayor de cuatro años de prisión, de acuerdo al artículo 269 del código penal. 

INVESTIGADO
Debido a su cuestionada decisión inicial, la Oficina de Control Interno del Ministerio Público contra Ruiz Peralta. El fiscal argumentó que el suboficial del Ejército Jesús Jerí Pillaca tenía arraigo familiar, por lo que no existía el peligro de fuga.

Según testigos el militar se encontraba en estado de ebriedad y además intentó escapar, tras atropellar al estudiante José Armando Miranda Bellido.

Desde el accidente, ocurrido el sábado, el joven estudiante de la UNI permaneció en cuidados intensivos de la clínica Jesús del Norte del Rímac con fracturas en las piernas y graves lesiones cerca de la columna. Los médicos, incapaces de operarlo por la gravedad de sus heridas, no pudieron salvarlo.