El Frontón: Sala Penal Nacional reprogramó audiencia del caso
El Frontón: Sala Penal Nacional reprogramó audiencia del caso
Oscar Paz Campuzano

La Sala Penal Nacional reprogramó hoy la audiencia de control de acusación por las presuntas ejecuciones extrajudiciales ocurridas durante un motín en el desaparecido penal de , entre el 18 y el 19 de junio de 1986. La matanza dejó 139 presos muertos, algunos sentenciados y otros acusados de integrar Sendero Luminoso.

Según Percy Mendoza, abogado de la esposa de uno de los presos victimados, el juez superior de la Sala Penal Nacional Marco Cerna Bazán explicó que los magistrados Cano López y Pimentel Calle están impedidos de pronunciarse porque en otras instancias ya vieron el caso. “Estos jueces van a ser cambiados porque antes han visto el proceso y tienen ya una opinión”, indicó Mendoza.

UN LARGO PROCESO
La fiscal Luz Ibáñez Carranza, de la Segunda Fiscalía Penal Nacional, ha pedido entre 30 y 25 años de cárcel para 35 marinos, entre oficiales y subalternos, como autores y coautores de crímenes contra la humanidad y homicidio calificado, en las modalidades de asesinato por ferocidad y asesinato por explosión.

El 18 de junio de 1986 internos del pabellón Azul de El Frontón tomaron de rehenes a ocho funcionarios penitenciarios. Luego de que la Comisión de Paz del gobierno del ex presidente Alan García fracasara, más de un centenar marinos armados con fusiles de guerra, dos cañones antitanques, lanzacohetes, granadas y explosivos se enfrentaron a los reos.

De acuerdo con la acusación, después de la 1:30 p.m. del 19 de junio de aquel año, y con los internos ya rendidos, un grupo de marinos bajo las órdenes superiores ingresó a la cárcel con la orden de matar a los sobrevivientes.

Entre los internos rendidos, se seleccionó a los organizadores del motín y los trasladaron a la parte posterior del pabellón azul. Según el testigo con la clave N°006-02-CVR-UPVT, los marinos les indicaron que “podían irse y que corran con dirección al mar”. Con el argumento de que escapaban, los reos fueron ejecutados a balazos.

El mismo testigo refirió haber presenciado el fusilamiento de internos dentro de las letrinas y celdas ubicadas en la parte posterior del pabellón Azul, versión que coincide con el testimonio de varios reos sobrevivientes a la matanza.

A la salida de la frustrada audiencia, familiares de los internos muertos y sus abogados -entre ellos Alfredo Crespo, defensor del Abimael Guzmán- exigieron que el caso sea calificado como genocidio. Además, que se incluya a los responsables políticos de la matanza. 

A principios de agosto, 30 años después de la masacre, el Ministerio Público entregó los restos de siete fallecidos durante el amotinamiento de El Frontón. A la fecha los restos de 22 personas ya han sido restituidos a sus familiares. Queda más de un centenar de personas por entregar.