Redacción EC

Decenas de médicos se enfrentaron a un grupo de policías que custodiaba los exteriores del Hospital Edgardo Rebagliati. Luego una primera pelea, en donde los agentes quisieron evitar que los galenos marchen por la avenida Domingo Cueto, en Jesús María, la policía utilizó gases lacrimógenos para reprimir a los manifestantes.

Según se ve en imágenes de Canal N, los médicos empujaban el cordón policial intentado continuar su marcha rumbo al Ministerio de Trabajo, en la avenida Salaverry. Los agentes quisieron quitarle a los médicos la banderola que utilizaban.

Muchos pacientes se han visto afectados por la paralización. Algunos ellos no solo perderán citas sino también operaciones programadas.