Redacción EC

Más de cinco horas duró la visita que hizo a la sede de la Dirincri Francisco Fernández Dávila, el hombre que sacó un canguro del Lamborghini negro en el que fue acribillado Hugo Daniel Quintana Bardelli el pasado miércoles.

Fernández Dávila, según la información que maneja la policía a cargo del caso, estaría vinculado con el crimen y habría sacado su canguro del vehículo baleado luego del homicidio para evitar que las investigaciones lleguen a él.

Sin embargo, en su manifestación, aseguró que el canguro era suyo y que dentro solo había una billetera, un par de lentes y un celular. También detalló que es un entrenador personal de box y que era amigo de Quintana Bardelli.

Hoy se espera que los padres del asesinado acudan a dar sus declaraciones para seguir con el caso que, hasta ahora, apunta a ser un ajuste de cuentas de parte de un clan de narcotraficantes mexicanos.