Incendios en cerros: ¿Cómo actúan los bomberos en estas zonas?
Incendios en cerros: ¿Cómo actúan los bomberos en estas zonas?

MARTÍN ACOSTA GONZÁLEZ
Redactor de Sociedad

Las estrechas calles del cerro San Pedro en , dificultaban el acceso a la zona donde se registraba un . Era el asentamiento humano 7 de Octubre y ahí ardían al menos tres viviendas de material rústico. Sin embargo, el espacio de la vía no era el único problema de los . En la zona no había hidrantes de agua operativos.

El problema no es nuevo. De hecho hace unos días,  a un niño de siete años en el condominio Los Jardines en . Las unidades de bomberos no pudieron ingresar a la zona porque las rejas eran muy angostas. Una seria dificultad a la que se añade la proliferación de rejas en diferentes urbanizaciones de la capital.

Para el vicecomandante del Cuerpo General de Bomberos Voluntarios del Perú (Cgvbp), Jorge Vera, “cualquier contratiempo, cualquier situación que retrase la acción de los rescatistas puede ser fatal”. En entrevista a El Comercio,  indicó que existen muchos lugares en donde se hace imposible ingresar con las unidades de bomberos, vehículos de grandes dimensiones, indispensables para atender las emergencias.

EN LOS CERROS
Para que la labor de los rescatistas sea exitosa, las unidades deben de ubicarse en una zona cercana al incendio (como máximo a 60 metros). “Estos equipos están diseñados para que se movilicen muy rápido y en vías en las que se respete el ancho mínimo y el ángulo de giro”, añadió Vera.

“Estas son vías que no responden a un diseño de ingeniería. Lo único que provocan son complicaciones y retrasos”. Cuando un camión de bombero se ubica lejos del punto del incendio, obliga a realizar tendidas de mangueras de hasta 300 metros. “Ello obliga a que se realicen tendidas de mangueras mucho más largas, que atentan contra la operatividad”, dijo.

EN CALLES ENREJADAS
Hace unos días quedó en videncia que las colocación de la rejas no es siempre la mejor solución para la seguridad de las familias. Según el vicecomandante, la abundancia de rejas en las nuevas urbanizaciones dificulta el acceso a zonas en donde se presentan emergencias.

“Muchos de estos lugares tienen rejas sin vigilantes que obligan a dar vueltas y vueltas en pos de un ingreso disponible. Cualquier acción inmediata que podamos tomar finalmente no consigue su objetivo por los retrasos”, dijo.

SIN HIDRANTES
Los hidrantes son dispositivos  de una red contra incendios.  Son administrados por Sedapal y los bomberos solo son usuarios. Cuando se trata de incendios grandes en donde los tanques de los camiones de agua no se dan abasto, los hidrantes son imprescindibles.

“Un carro de bombero tiene una bomba de 500 galones de agua por minuto. El tema es que los tanques no son tan grandes, de apenas mil galones. Eso quiere decir que los bomberos cuando hacen funcionar la bomba se quedan sin agua en dos minutos. Si ese bombero no apaga el incendio en dos minutos, necesitará un hidrante”, dijo.

“Lo recomendables es que haya un hidrante cada 200 metros. Pero en lugares como el cerro San Pedro en donde los accesos son tan complicados menos encontraremos un hidrante cerca”.

Las familias damnificadas por el incendio ocurrido el viernes reclamaron la instalación de estos para que los bomberos puedan atender futuras emergencias. Debido a la falta de surtidores de agua se dificultó la labor de los rescatistas. Ellos necesitaron ocho unidades, incluidas dos cisternas, para controlar las llamas. Tras varias horas de trabajo lograron apagar el fuego y evitar que se propague a los predios vecinos.