La Policía Nacional intervino a Víctor Franco Sotelo (32) dentro del , cuando pretendía llevar más de cuatro kilos de alcaloide de cocaína hacia la ciudad española de Barcelona.

Personal de la Dirandro detuvo al ciudadano peruano que estaba a punto de abordar el avión. El nerviosismo que exhibió durante los controles alertó a los uniformados que le pidieron que les muestre su maleta.

Al hacer el registro correspondiente, los detectives hallaron cinco casacas donde se habían escondido diez paquetes del alucinógeno.

Los agentes indicaron que la droga fue acondicionada en diez paquetes y camuflados en los espaldares de las casacas. Al hacer el pesaje correspondiente, este arrojó un total de 4.4951 kilos de alcaloide de cocaína.