Se estima que la corte de Lima recibe por lo menos diez mil demandas al mes de las diferentes especialidades. (Foto: Alonso Chero)
Se estima que la corte de Lima recibe por lo menos diez mil demandas al mes de las diferentes especialidades. (Foto: Alonso Chero)

El mayor temor del juez Miguel Ángel Rivera, presidente de la Corte Superior de Lima, es que en las primeras horas de mañana haya una masiva afluencia de personas en los exteriores de la sede judicial esperando ser atendidas luego de tres meses de haber suspendido sus labores debido a la pandemia.

La preocupación del magistrado se sustenta en que su corte es la que más litigantes recibe en el país (un promedio de 9 mil al día) y que, por razones de seguridad, no podrán atenderlos porque tienen programado recibir al público recién el 17 de julio.

“Luego de tres meses de paralización, imagínate cómo podría ser esa afluencia”, dice Rivera.

La Corte Superior de Lima recibe en promedio a 9 mil usuarios al día. Debido a la pandemia, retornarán a sus labores sin atención presencial al público hasta el 17 de julio. (Foto: Alonso Chero)
La Corte Superior de Lima recibe en promedio a 9 mil usuarios al día. Debido a la pandemia, retornarán a sus labores sin atención presencial al público hasta el 17 de julio. (Foto: Alonso Chero)

—Medidas urgentes—

Esta corte ha implementado una serie de medidas para reducir una masiva asistencia de personas. La principal, tal vez, es la puesta en marcha de la mesa de partes electrónica que ya está habilitada desde la semana pasada recibiendo demandas y escritos de todas las especialidades, con excepción de los casos penales.

Por otro lado, se dispuso que solo una parte del personal judicial acuda a trabajar de manera presencial. Serán aquellos que no representan una población de riesgo en el supuesto de contraer COVID-19 (un promedio de 1.500 trabajadores de un total de 4.500). El resto realizará trabajo remoto.

En tercer lugar, se priorizará la realización de audiencias de manera virtual. Para estos casos, el Poder Judicial ha elegido la aplicación Google Meet.

Según el magistrado, los empleados que acudan a la corte las dos primeras semanas de julio será principalmente para digitalizar los expedientes y reprogramar las audiencias que se frustraron a causa de la emergencia.

—Alta demanda—

El juez superior dice que es consciente de que existe una “alta necesidad de justicia” que se ha visto contenida por la suspensión de labores. Él calcula que cerca de 30 mil demandas no fueron presentadas en estos últimos tres meses y que serán ingresadas en esta etapa de reanudación de las actividades en esta institución.

De hecho, una vez que se implementó la mesa de partes virtual, solo durante la primera semana se recibieron mil demandas. La mayoría fueron al área constitucional por intermedio de recursos de amparo y a los juzgados de familia por casos de violencia familiar.

El juez Miguel Ángel Rivera dice que no cuentan con un presupuesto idóneo para enfrentar la crisis. (Foto: Mario Zapata)
El juez Miguel Ángel Rivera dice que no cuentan con un presupuesto idóneo para enfrentar la crisis. (Foto: Mario Zapata)

El presidente de la corte estima que donde habrá un mayor incremento será en los juzgados que ven casos de violencia familiar, además de temas laborales, penales y comerciales (recuperación de créditos y contratos de alquiler, entre otros).

—Lío presupuestal—

Antes de la pandemia, el presupuesto de esta corte ya era exiguo. En una entrevista del 2019, Rivera afirmó que el 90% de esos fondos se iba en el pago de planillas. El magistrado asegura que el presupuesto sigue igual de bajo.

“Lo único que se nos ha transferido son 85 mil soles para comprar equipos de protección”, dice el juez. De todos modos, señala que en estos meses de paralización han podido evitar algunos gastos, con lo cual pueden comprar mascarillas, guantes y gel. Sin embargo, será insuficiente para otras necesidades que habrá hasta fin de año. En especial si hay que realizar pruebas de descarte de COVID-19 al personal que está en riesgo.

“Al comienzo habrá un impacto negativo en las atenciones. Pero después del 17 de julio mejorará la productividad”, dice Rivera.

Al cierre de esta nota, se esperaba un pronunciamiento de la fiscal de la Nacion, Zoraida Ávalos, sobre el reinicio de actividades del Ministerio Público. Existe preocupación por parte de los fiscales sobre las condiciones de seguridad para realizar su trabajo.

¿Qué debo hacer si tengo pendiente presentar una demanda?

Desde la semana pasada, la Corte Superior de Justicia de Lima ha implementado la mesa de partes electrónica para que los litigantes presenten sus demandas o escritos desde sus domicilios sin necesidad de acudir a la sede judicial. La atención será las 24 horas en todas las especialidades, con excepción de casos penales.

¿Qué ocurre si tengo que presentar una demanda penal?

Si bien la implementación de la mesa de partes electrónica no abarca los casos penales, el presidente de la Corte de Lima, Miguel Ángel Rivera, aseguró que esta especialidad será habilitada a partir del 17 de julio próximo, fecha en que también comenzará la atención al público de manera presencial en las distintas sedes judiciales.

¿Qué sucederá con las audiencias judiciales que se frustraron?

Las dos primeras semanas de julio, los trabajadores judiciales centrarán sus trabajos en dos puntos: digitalizar los expedientes y reprogramar las audiencias que se frustraron. Se tiene previsto que estas empiecen el 17 de julio. Los sábados serán habilitados para que estas se desarrollen y se priorizará que sean remotas.

¿Qué protocolos de seguridad se aplicarán en los juzgados?

Los protocolos de seguridad serán los mismos que en cualquier otro establecimiento: medición de temperatura al ingreso, limpieza de manos y desinfección del calzado. Se estima que un promedio de 1.500 trabajadores de la Corte de Lima acudan de manera presencial a trabajar (el total son 4.500). El resto realizará teletrabajo.

VIDEO RECOMENDADO

Martín Vizcarra y el estilo confrontacional que marca a su mandato