Redacción EC

El Comercio

buenas.practicas@comercio.com.pe

1 de 10
Tomarse una selfie en este páramo se ha convertido en una acción obligada para los asistentes a este tour. La vista y la luz solar son un premio a la pequeña caminata en pendiente | Foto: Julio Reaño I @photo.gec
Ideal para tomarse una selfie

Tomarse una selfie en este páramo se ha convertido en una acción obligada para los asistentes a este tour. La vista y la luz solar son un premio a la pequeña caminata en pendiente | Foto: Julio Reaño I @photo.gec

2 de 10
Esperando la despedida del Sol, los visitantes aprovechan en posar a contra luz para sus fotografías de recuerdo | Foto: Julio Reaño I @photo.gec
Últimas rayos del Sol

Esperando la despedida del Sol, los visitantes aprovechan en posar a contra luz para sus fotografías de recuerdo | Foto: Julio Reaño I @photo.gec

3 de 10
Siendo una temporada seca, el páramo está lleno de vida. En esta temporada llegan muchas personas que gustan apreciar aves. La vista a las montañas es igual de espectacular bañadas por la hermosa luz del astro rey | Foto: Julio Reaño I @photo.gec
Se aprecian diferentes aves

Siendo una temporada seca, el páramo está lleno de vida. En esta temporada llegan muchas personas que gustan apreciar aves. La vista a las montañas es igual de espectacular bañadas por la hermosa luz del astro rey | Foto: Julio Reaño I @photo.gec

4 de 10
Jorman Cabello, presidente de la organización 'Haz Tu Mundo Verde', da la bienvenida a los participantes de la excursión dando las indicaciones de seguridad | Foto: Julio Reaño I @photo.gec
Organizando la excursión

Jorman Cabello, presidente de la organización 'Haz Tu Mundo Verde', da la bienvenida a los participantes de la excursión dando las indicaciones de seguridad | Foto: Julio Reaño I @photo.gec

5 de 10
En imágenes una espectacular vista nocturna de parte de la ciudad. Un paisaje oscuro e inolvidable | Foto: Julio Reaño I @photo.gec
Luces de la ciudad al caer el día

En imágenes una espectacular vista nocturna de parte de la ciudad. Un paisaje oscuro e inolvidable | Foto: Julio Reaño I @photo.gec

6 de 10
Un fuerte color cálido tiñe la loma. Los visitantes pueden apreciar no solo la ciudad sino también el 'sunset' | Foto: Julio Reaño I @photo.gec
Luz al atardecer

Un fuerte color cálido tiñe la loma. Los visitantes pueden apreciar no solo la ciudad sino también el 'sunset' | Foto: Julio Reaño I @photo.gec

7 de 10
Los asistentes a este tour tienen que ascender 300 metros sobre el nivel del mar, en un circuito ya determinado para proteger la zona que está considerada como ecosistema frágil | Foto: Julio Reaño I @photo.gec
Ascender las lomas El Mirador

Los asistentes a este tour tienen que ascender 300 metros sobre el nivel del mar, en un circuito ya determinado para proteger la zona que está considerada como ecosistema frágil | Foto: Julio Reaño I @photo.gec

8 de 10
Una impresionante vista del mar desde San Juan de Lurigancho | Foto: Julio Reaño I @photo.gec
Se logra ver la costa limeña

Una impresionante vista del mar desde San Juan de Lurigancho | Foto: Julio Reaño I @photo.gec

9 de 10
Una gran vista de San Juan de Lurigancho, donde lamentablemente se puede apreciar las pocas áreas verdes que tiene el distrito más grande del país | Foto: Julio Reaño I @photo.gec
Privilegiada vista

Una gran vista de San Juan de Lurigancho, donde lamentablemente se puede apreciar las pocas áreas verdes que tiene el distrito más grande del país | Foto: Julio Reaño I @photo.gec

10 de 10
En temporada húmeda, la zona está cubierta por un gran manto verde y lleno de neblina. En primavera el paraje es distinto, las plantas quedan secas, pero la vista despejada | Foto: Julio Reaño I @photo.gec
Paisaje desértico en esta temporada

En temporada húmeda, la zona está cubierta por un gran manto verde y lleno de neblina. En primavera el paraje es distinto, las plantas quedan secas, pero la vista despejada | Foto: Julio Reaño I @photo.gec

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más