Fernando Alayo Orbegozo

Periodista de la sección Nacional

fernando.alayo@comercio.com.pe

En junio pasado, la tendencia a la baja de la aprobación al alcalde de Lima, Luis Castañeda, tuvo un punto de quiebre, ya que su popularidad registró una ligera subida porcentual (de 49% –registrado en mayo– a 54%). En este mes, se ratifica ese ascenso: el 64% de encuestados aprueba la gestión del burgomaestre capitalino, según el último sondeo de Ipsos Perú para El Comercio, realizado del 14 al 17 de julio. Una cifra que representa un aumento de diez puntos porcentuales con respecto a junio.

EL FACTOR SORPRESA

El más significativo repunte se evidenció en el nivel socioeconómico (NSE) A, en el que se registraron las cifras más bajas de popularidad de la autoridad municipal durante estos siete meses de gestión. En este sector, la aprobación a Luis Castañeda aumentó en 30 puntos porcentuales (de 35% a 65%) y la desaprobación disminuyó en 23 puntos porcentuales (de 53% a 30%).

El creciente desinterés por los problemas de la ciudad –que se ha incrementado a medida que la campaña presidencial para las elecciones generales del próximo año toma forma– es determinante para entender la sorpresiva remontada de popularidad en este NSE, el cual solía ser bastante crítico con la Municipalidad de Lima. Así lo explicó el analista político Fernando Tuesta.

Los limeños de los sectores más acomodados no han manifestado una mayor empatía con el alcalde en la encuesta, sino que han priorizado sus preocupaciones. “Para ellos, ahora es más importante saber quién dirigirá el país que cuáles son las obras inconclusas en Lima”, sostuvo Tuesta.
 
EL BASTIÓN DE POPULARIDAD

Otro NSE que ha mantenido una tendencia al alza es el C: aquí la aprobación aumentó de 51% a 67% y la desaprobación se redujo de 41% a 28%, por lo que la brecha entre ambos indicadores se incrementó de 10 a 39 puntos porcentuales a favor del burgomaestre. En el D, la situación es similar: la aprobación subió de 56% a 70% y la desaprobación disminuyó de 35% a 26%; la brecha se amplió de junio a julio en 23 puntos porcentuales.

(Clic en la imagen para ver más detalles)

Ambos grupos poblacionales se han consolidado como el mayor bastión de popularidad que tiene Castañeda; una tendencia que seguiría al alza. La razón: las obras que ha inaugurado o está por inaugurar el alcalde tienen un impacto directo en la vida de estos limeños y han sido anunciadas periódicamente en los medios de comunicación, como el puente Bella Unión, el túnel Santa Rosa y el intercambio vial 28 de Julio.

LA PUBLICIDAD ES CLAVE

La creciente utilización de publicidad para resolver críticas directas a la gestión –como la reciente denuncia sobre la presunta mala alimentación de los animales del Parque de las Leyendas– habría sido fundamental para mejorar la imagen del alcalde.

Este adecuado uso de los medios establece una notable diferencia con los meses anteriores de gestión, que fueron marcados por una deficiente comunicación y una campaña mediática en contra.

“Si Castañeda logra concretar una reforma del transporte, el bastión de popularidad se ampliaría a todos los sectores”, consideró  el experto en opinión Víctor Andrés Ponce.

El único revés para el alcalde Luis Castañeda Lossio se registró en el sector E. En este NSE, la aprobación al burgomaestre bajó de 78% a 62% y la desaprobación pasó de 19% a 27%.

Según expertos, la popularidad del alcalde en este grupo poblacional responde al impacto que tienen las obras en la economía y el bienestar del hogar. Es decir, la desaprobación se revertirá si se inauguran proyectos con beneficios económicos y sociales.

Lee el informe completo en nuestra edición impresa.

Lee también...