Redacción EC

En un pequeño féretro están siendo velados los restos de tras salir de su casa ubicada en la manzana S-I lote 13 del conjunto habitacional La Estancia, en . Mientras tanto, siguen adelante las investigaciones sobre su muerte, en la cual habría participado una persona no identificada.

Iván Vicente Asín y Shirley Guerra, los padres de la niña, aseguran que solo perdieron de vista a su hija por cinco minutos, lapso de tiempo en el cual no podría haber llegado al lugar donde los la atacaron, a más de 300 metros de su casa.

"No me explico que mi niña haya ido hacia un lugar donde ya no había luz. Ella no iba hacia la oscuridad sola. Hay montículos de tierra ahí que no me explico cómo ella pudo atravesar", dijo en declaraciones para América noticias el padre de la fallecida.

Más consternación les causa el hecho de que el cuerpo haya sido encontrado completamente desnudo. "Mi hija estaba despojada de todas sus prendas. No fueron los perros, porque no tenían roturas ni habían sido arrancadas. Su pantalón y su trusa estaban juntos", añadió Iván Vicente.

La abuela de la menor, Inocenta Asín Cama, dijo al diario Trome que la pequeña tenía la cabeza rota por un golpe con un ladrillo.

PERROS SERÍAN SACRIFICADOS

Julio César Colmenares Barrios, dueño de los perros que acabaron con la vida de la niña, acudió a la Dirincri del distrito para declarar. Sus mascotas quedaron a disposición de la policía y, según la ley jurídica de canes, ellos serían sacrificados en las próximas horas.

La autopsia determinó que la menor murió por asfixia mecánica y obstrucción de vías respiratorias, la cual habría sido causada por las mordeduras.