Redacción EC

Un ciclista llega a la puerta del Real Plaza, ubicada en la avenida Paseo de la República. Baja e intenta guardar su bicicleta en los parqueos gratuitos de acero implementados en la vereda. Sin embargo, el espacio se encuentra ocupado por motocicletas. Esto a pesar de que un cartel azul señala como espacio reservado para el uso exclusivo de vehículos a pedal.

Escenas como estas se repiten a diario, y a cualquier hora, en los estacionamientos para ciclistas que están ubicados en las vías y plazas del Centro Histórico. Y es que la falta de una reglamentación adecuada permite que los motociclistas las invadan.

"No existe el instumento legal que haga que se fiscalice y controle este tipo de conductas, pues no figura como infracción o falta en el ", explica la especialista en calidad ambiental y movilidad urbana, Jessica Tantalean.

Para el experto en transporte de la ONG Luz Ámbar, Luis Quispe Candia, se está haciendo un mal uso de los espacios públicos. "Una moto es un vehículo motorizado y como tal debería ser guardado en una cochera", señala.

"La moto no debería estar en la vereda salvo esta sea muy amplia", añade Tantalean. Sin embargo, reconoce que ante el incremento de estos vehículos motirizados se debería habilitar espacios para estacionarlos.