Mateo Silva Martinot: víctima dijo por qué aceptó sentencia

De manera sorpresiva, el Poder Judicial dictó una sentencia de contra Mateo Silva Martinot, el joven de 22 años que atropelló dos veces en presunto estado de ebriedad a un hombre de 26 años en Asia. Esta pena, junto con el pago de S/.300 mil de reparación civil, fue aceptada por la víctima, Alejandro Ballón Siles, quien también explicó por qué actuó así.

El abogado del agraviado, José Gabriel del Castillo, había dijo a El Comercio que lo que quería era la tranquilidad de las dos familias, tanto de Ballón como de Mateo Silva Martinot.

"Los papás de mi patrocinado (Alejandro Ballón) han querido poner término a esto también. No es un espíritu de revancha, simplemente de que se cumpla la ley", dijo también ante las cámaras de Canal N.

El propio Alejandro Ballón Siles se pronunció la noche del jueves, luego que se conociera que el Poder Judicial había aceptado la sentencia acordada entre el Ministerio Público y las dos partes de este caso.

"Yo nunca quise convertirme en alguien mediático ni mucho menos ser quien juzgue a Silva Martinot por sus irresponsables acciones, eso le corresponde a las autoridades de nuestro país", escribió en su muro de Facebook alrededor de las 8:13 p.m. del jueves.

"Si salí a hablar fue porque el padre (el ex ministro José Luis Silva Martinot), luego de aparentar tener buena fe y ganas de ayudar (ante los medios), se negaba rotundamente a cubrir en su totalidad los gastos incurridos por mis padres", continúa Alejandro en su descargo.

Según el joven de 26 años, quien todavía tiene secuelas del incidente del 14 de marzo, se procedió a llegar al acuerdo cuando la familia de Mateo Silva Martinot aceptó cubrir los gastos de la reparación civil. "El tema de la pena le compete a las autoridades", dijo Ballón Siles.

Mateo Silva Martinot podrá salir libre luego de que pague los primeros 100 mil soles de la reparación civil. Una vez concrete el pago, el Poder Judicial dará la orden para que abandone el penal de Cañete, donde permanece recluido.

LEE TAMBIÉN