Han pasado exactamente 5 años desde que la Línea 1 del  diera inicio a sus operaciones. Corría el segundo gobierno de Alan García y por fin después de más de 20 años, el proyecto del Tren Eléctrico” (nombre original) era una realidad.

Pese a los errores y desaciertos que atravesó para poder implementarse, el tren eléctrico cambió la vida de miles de limeños.

Precisamente hoy, el Ministerio de Transportes y Comunicaciones y la Línea 1 del Metro de Lima firmaron la adenda del contrato de concesión que permitirá mejorar la capacidad del sistema con la adquisición de trenes, coches y obras complementarias por un valor de USD$410 millones.

El titular del MTC, José Gallardo, destacó que con esta adenda la empresa concesionaria estará en condiciones de adquirir un total de 20 trenes y 39 coches, cuya fabricación, envío al Perú y su puesta en operación tardaría entre 18 meses y 24 meses.
 
Además, explicó que con el ingreso progresivo de los nuevos trenes, hasta completar la flota, se reducirá a tres minutos la frecuencia de cada servicio. Los trenes contarán con un total de seis coches (uno más que en la actualidad), con lo cual se transportará a un total de 48 mil pasajeros por hora y 500 mil al día.
  
De acuerdo a la programación del fabricante, los primeros dos trenes llegarán a fines de 2017 y otros a inicios del 2018, con lo que la frecuencia de paso de cada tren podría bajar a 5 minutos.   

Durante el año 2018 irán llegando más unidades y las últimas llegarían a fines de ese mismo año, con lo que para esas fechas se estaría en condiciones de incrementar un coche en cada tren y reducir la frecuencia a tres minutos en la denominada hora pico. En las horas valle, es decir los fines de semana y cuando se reduce el número de pasajeros, la frecuencia se reducirá de los diez minutos actuales a seis minutos.