Más de mil toneladas de basura no se recogen a diario en Lima
Más de mil toneladas de basura no se recogen a diario en Lima
Redacción EC

LUIS GARCÍA BENDEZÚ /

La producción de basura en Lima crece a un ritmo imparable. La ciudad genera cada día 7.452 toneladas de residuos sólidos, casi el doble que hace 15 años. Aunque los municipios distritales han mejorado progresivamente sus servicios de limpieza, el trabajo aún es insuficiente e irregular. Diariamente, unas 1.043 toneladas de desperdicios domésticos no son recogidas. Es decir, el 14% de la basura se queda en las calles.

El tratamiento de la basura varía en cada distrito. En Miraflores, por ejemplo, se recoge más basura de la que generan las viviendas. Según cifras de la , los miraflorinos producen unas 80 toneladas de basura al día, pero la municipalidad recolecta 120. Es decir, hay 40 toneladas de residuos que provienen de los visitantes del distrito. 

En y , el porcentaje de basura que no es recogida es inferior al 10%. Ambas comunas han concesionado a empresas privadas sus servicios de limpieza y tienen infraestructura o programas que fomentan el reciclaje.

En el Cercado, la limpieza está a cargo de Relima. Según la Gerencia de Ambiente del municipio, la empresa recoge el 100% de los residuos. No obstante, este Diario constató que en la avenida Morales Duárez hay varios basurales. El panorama es similar en las primeras cuadras de la avenida Aviación hasta la avenida 28 de Julio.

HAY 29 GRANDES BASURALES
Los principales muladares de Lima se encuentran, sobre todo, en los distritos periféricos de la ciudad. Un reciente estudio del Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), que depende del Ministerio del Ambiente, detectó 29 grandes botaderos clandestinos que ponen en riesgo la salud de la población y al medio ambiente.

La mayor parte de estos basurales está en San Juan de Miraflores (8), Villa El Salvador (4) y Pachacámac (3). Solo el botadero de Pampa de los Perros, en San Martín de Porres, ocupa un terreno de 13.000 metros cuadrados. 

“En estos sitios, las personas viven del reciclaje y la crianza de animales. El problema es que no hay una buena disposición de residuos; la basura doméstica se mezcla con los desechos peligrosos”, explica Mauricio Cuadra, subdirector de supervisión a entidades del OEFA.

Uno de estos recicladores informales es Luis Sánchez, quien diariamente recorre los basurales de Villa María del Triunfo en su mototaxi. El Comercio lo encontró la semana pasada recolectando plásticos en la avenida Unión, cerca de la línea del metro de Lima. Sánchez asegura que ninguna municipalidad le ha ofrecido formalizarse.

La salubridad tampoco parece ser la prioridad en Comas. La berma central de la avenida Túpac Amaru es el basural más popular del distrito. En este lugar, los desperdicios se acumulan en las intersecciones viales ante la falta de contenedores y tachos.

Según el , si los municipios limeños no priorizan el buen manejo de los residuos sólidos, en pocos años habrá una crisis de salubridad en la capital. “Se estima que en el 2034 se duplicará la producción de basura en Lima [a unas 16 mil toneladas al día]. Estamos hablando del doble de problemas, de un impacto severo en la salud de los limeños”, agrega Cuadra.

Para Alberto Huiman, gerente de Peru Waste Innovation (PWI), la responsabilidad no solo es de los municipios, sino también de los pobladores. “Lo primordial es informar a la población sobre el reciclaje y sus beneficios. Un buen ejemplo es el Bono Verde de Villa El Salvador, que ofrece descuentos en arbitrios a los vecinos que reciclan”, señala Huiman.