Tras un día lleno de temor y lodo por el desborde del en San Juan de Lurigancho (SJL), una nueva crecida y la amenaza de que nuevamente el río salga de su cauce alertó a los vecinos esta tarde. Ello, sin embargo, no impidió que la policía y personal municipal continúen con la limpieza en las zonas afectadas. 

El desborde del río Huaycoloro afectó desde la zona de Campoy, Huachipa y otras zonas colindantes de la autopista Ramiro Prialé. Por su paso dejó agua, lodo, desmonte que afectaron viviendas y comercios.  

Durante la tarde del martes, el miedo regresó cuando vecinos de la zona El Tumi, en Huachipa, advirtieron una nueva crecida en el caudal del río Huaycoloro. Esto sumado a los sucesos del martes llevó a pedir a los residentes cercanos a las riberas que evacuen la zona.

Mientras que ante la falta de un plan de prevención, vecinos bloquearon con sacos de arena un de las vías que conecta a San Juan de Lurigancho con el Centro de Lima provocando una gran congestión vehicular. 

Así, diferentes arterias de San Juan de Lurigancho fueron también cerradas por la policía como medida de prevención. El tráfico sufrido la noche del martes en el Cercado de Lima se extendió hasta las primeras horas de hoy por la ausencia de paso vehicular hacia el distrito.

Pero los trabajos realizados en la zona y el descenso del caudal del río Huaycoloro en horas de la noche permitió que el tráfico sea habilitado a la altura del puente Huachipa. La aparente normalidad del cauce del río dio también tranquilidad a vecinos de la zona.

Lee más noticias de Sociedad...

TAGS RELACIONADOS