Redacción EC

El acantilado de la Costa Verde no es el único en Lima que posee un ángulo de inclinación suficiente como para ser un peligro para los conductores. En la carretera Ramiro Prialé, a pocos kilómetros del peaje que desemboca en la Vía de Evitamiento, es posible ver dos acantilados a cada lado de la pista que atraviesa la zona este de El Agustino.

Este sector de la vía está a cargo de la Empresa Municipal Administradora de Peaje de Lima (Emape). La Municipalidad de Lima tiene planeado que la empresa Rutas de Lima sea la encargada del mantenimiento de esta zona en los próximos meses, pero hasta ahora no se concreta la entrega de la vía.

El Comercio trató de averiguar si hay estudios de riesgo o algún plan para prevenir incidentes por estos acantilados en contacto con Emape, pero hasta el cierre de esta nota no recibió respuesta.

Actualmente, en las zonas más críticas de la Costa Verde, la Municipalidad de Lima está colocando geomallas para prevenir la caída de rocas y accidentes como el que dejó en estado de coma al pequeño Thiago, el pasado 20 de enero en la playa Waikiki, Miraflores.