Redacción EC

Treinta toneladas de papa y, en menor cantidad, verduras y hortalizas, corren el riesgo de malograrse dentro del ex mercado mayorista de La Parada, donde unos 500 comerciantes se han atrincherado para no abandonar sus puestos de venta.

Según Ida Ávila, presidenta de la asociación de vendedores, no fue notificada sobre el operativo de clausura que la Municipalidad de Lima desarrolló ayer y por ello se permitió el ingreso normal de la mercadería.

“No hubiéramos permitido tanto ingreso de mercadería: 30 toneladas, tres camiones de papa, no somos locos de saber y hacer eso. Como el caso está judicializado, la alcaldesa Susana Villarán es juez y parte porque, como alcaldesa, es parte de Defensa Civil”, señaló.

Ávila sostuvo que los comerciantes del rubro de choclo que ayer salieron de La Parada para instalarse en el Mercado Mayorista de Santa Anita no pudieron ingresar a este centro de abastos.

Pidió a la alcaldesa de Lima, dialogar acerca de su situación con representantes del Congreso, la Defensoría del Pueblo y la Iglesia. “No solo los terroristas tienen derecho a ser protegidos por temas de derechos humanos, también nosotros”.

Apuntó que los vendedores han abonado más de 28 millones de soles para que se invierta en mejoras de infraestructura, pero esto no se hizo.

Asimismo, tanto adentro y afuera del mercado se realizó la preparación de una olla común en beneficio de las personas que han quedado protegiendo sus puestos. En el perímetro del local, la presencia de policías se ha incrementado.