Esta semana se iniciaron los estudios técnicos que permitirán iniciar el trabajo de restauración del monumento a , también conocido como El Caballero de los Mares. El equipo de expertos que realiza el diagnóstico final trabaja sobre andamios en la escultura ubicada en la plaza Grau, en el cruce de las avenidas Grau y Paseo de la República, en el .

La Municipalidad de Lima informó que esta acción forma parte de la implementación del Plan Maestro aprobado el 5 de diciembre del año pasado. Es una de las más de 90 esculturas que se pondrán en valor en el Centro Histórico.

Según el municipio, el trabajo de restauración se iniciará a mediados de año. Por lo pronto, la evaluación consiste en llevar a cabo una primera limpieza para ejecutar calas estratigráficas y así recuperar los valores originales, estéticos y monumentales de las figuras que lo conforman.

El monumento a Miguel Grau se encuentra en la plaza que lleva su nombre, en el Cercado de Lima. (FOTO: Leandro Britto/GEC)
El monumento a Miguel Grau se encuentra en la plaza que lleva su nombre, en el Cercado de Lima. (FOTO: Leandro Britto/GEC)

Vale señalar que la obra fue realizada en 1945. La inauguración fue el 28 de octubre de 1946, durante la gestión del presidente José Luis Bustamante y Rivero. Se trata de una obra del escultor español Victorio Macho, fundida por Bruno Campaniola. Es una pieza de más de 20 metros de altura por lo que los técnicos usan andamios, sogas y un drone para tomar imágenes.

La escultura cuenta de cuatro caras y graderías de ritmos ascendentes con representaciones del mar. En el frontis se halla la escultura del héroe que luce su uniforme de marino y con los brazos cruzados, entre un timón y las anclas de un barco. En los lados se puede ver la figura de hombres que ganan con dificultad las alturas, y en la parte superior se aprecia una alegoría de la fama, que eleva sus brazos hacia el cielo.

Miguel Grau Seminario nació en Piura. Tuvo una destacada carrera en la Marina de Guerra del Perú pero fue durante la Guerra del Pacífico que su nombre cobró un brillo más que relevante al comandar el monitor Huáscar que evitó el avance de la marina chilena. Murió en combate el 8 de octubre de 1879 a la edad de 45 años. Es considerado también como El peruano del milenio.