El ministro del Interior, , visitó los velorios de los dos suboficiales PNP que fallecieron a balazos cuando patrullaban las calles del Rímac. Una banda de 'marcas' los atacó luego de robar 10 mil soles para luego huir hacia Breña, donde fueron interceptados por varios patrulleros.

"A quien mata a una autoridad, a un policía, le corresponde la cadena perpetua por ser un homicidio agravado, y el compromiso nuestro es que se cumpla la ley que nosotros mismos hemos dado. Es lo que pide la familia y la sociedad", aseguró el ministro tras hablar con los familiares de los fallecidos suboficiales Gustavo Romero Zevallos y Yoeen Sánchez Anaya.