La SO3 PNP Kathyna Blancas Calderón acudió a llamado de apoyo durante una persecución a una mujer en estado de ebriedad que se había dado a la fuga. Ella redujo a la infractora y el video se volvió viral. (Foto: Alonso Chero / El Comercio)
Daniel Bedoya

author

daniel.bedoya@comercio.com.pe

“Ella no es mi enemiga. Sigo cumpliendo mi servicio a cabalidad”. Los insultos y agresiones no han dañado la autoestima de la SO3 PNP Kathyna Blancas Calderón, quien tuvo que reducir a una conductora que se resistió a la intervención, e incluso protagonizó una persecución desde Miraflores hasta el Cercado de Lima.

Durante esta acción policial, la agente del Grupo Cobra del Escuadrón de Emergencias recibió un manotazo por parte de la mujer que se encontraba en estado de ebriedad. Este hecho fue grabado en video y viralizado en redes sociales. “A mí no me vas a golpear”, se escucha a Blancas Calderón, que con una llave logró sacar a la conductora del vehículo.

► 
► 

“Esto es el día a día para mí. Ocurrió el sábado a las 6 de la madrugada. Yo estuve en el Cercado de Lima cuando solicitaron el apoyo y fui a la intervención”, recuerda. Su unidad interceptó al vehículo de placa COK-383, manejado por Fiorella Silvana Oliva Baca, quien se había dado a la fuga desde Miraflores y recorrió toda la Vía Expresa en zigzag.

Fue en ese momento que durante unos interminables 15 minutos los agentes de la Policía Nacional (PNP) intentaron hacerla salir del vehículo. “Ella me tiró una cachetada y yo la cogí del brazo. Se molestó porque le dije que baje del vehículo”, cuenta la agente de 24 años. Sin embargo, hubo una palabra que le dolió más que todos los manotazos e insultos, una palabra que con el tiempo ha sido reducida al racismo y que recuerda muy bien. “Me dijo que era una serrana y la verdad no tengo vergüenza de ello, me siento muy orgullosa”, dijo a El Comercio.

Luego de la intervención, la infractora fue conducida hasta la comisaría de Miraflores donde se realizaron las pruebas de ley. Dio positivo en la prueba con 1.30 gr/l de alcohol en la sangre, por lo que se abrió investigación por el delito de peligro común. Sin embargo, ahora se encuentra en libertad tras el pago de fianza.

- “Me siento muy impotente” -
Blancas Calderón es natural de Tarma (Junín), tiene cinco años en el cuerpo policial y es una de las dos mujeres que integran al Grupo Cobra, conformado mayoritariamente por varones. Este último hecho es solo una muestra de los recientes casos de agresiones a policías, y que han terminado siendo procesados.

“Créeme que yo siento mucha impotencia porque nuestros compañeros aplican simplemente nuestro reglamento. La verdad, yo me siento muy impotente”, contó a este Diario. 

(Foto: Alonso Chero / El Comercio)
(Foto: Alonso Chero / El Comercio)

Felicitaciones

Carlos Morán, titular del Ministerio del Interior, reconoció el trabajo de la SO3 Kathyna Blancas y la felicitó, como parte de la campaña Tolerancia Cero, contra las agresiones a efectivos policiales. "Estamos convencidos de que esa es la única manera de restaurar el principio de autoridad, fortaleciendo la moral y las buenas acciones de la Policía Nacional", dijo. Morán reiteró su exhortación a las autoridades del Poder Judicial para que reconsideren la necesidad de instaurar un marco jurídico para sancionar estas agresiones.

Sobre la intervención, la agente policial contó que no sintió miedo al aplicar la llave sobre la intervenida. Por el contrario, destaca que se tuvo que hacer esto para evitar que se haga daño, o a otras personas. "No tuve miedo porque estoy capacitada para esto. Sé las técnicas de reducción y conozco cómo aplicarlas".

Destacó que todos los policías están aptos para intervenir, sean hombres o mujeres. "Una policía femenina puede intervenir a un varón y un oficial varón también a una mujer", refirió.

- Las disculpas del caso -
Tras la intervención, y un día después de permanecer en la comisaría, Oliva Baca se comunicó con la agente policial para pedirle disculpas por las agresiones. 

"Al día siguiente me pidió las disculpas del caso. Se nota que está bien arrepentida, creo que ha tomado consciencia y eso es bueno. También hay que reconocerlo", destacó como una de los hechos positivos del caso. Cree que las personas pueden enmendar sus comportamientos. Incluso, aseguró que acudiría a ayudarla cuando lo necesite. "Ella no es mi enemiga y, por el contrario, yo estoy para servirla en cualquier momento que necesite mi apoyo", dijo. No tomará acciones legales.