Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Personajes

La vida después de haber sido encarcelada y tratada como terrorista por casi 8 años

Gladys Canales ha convertido el dolor y la humillación que sufrió dentro de un penal de máxima seguridad en incentivo para empoderar a otras mujeres y seguir en la búsqueda de justicia

Gladys Canales: La vida después de haber sido encarcelada y tratada 8 años como terrorista

Gladys Canales: La vida después de haber sido encarcelada y tratada como terrorista por casi 8 años (Entrevista y video: Ana Monzón)

Vivió 7 años, 7 meses en una cárcel de máxima seguridad tras ser acusada de terrorismo. Fue víctima de vejaciones sexuales y torturada mientras vivía en una celda de 3x3. Con 56 años, Gladys Canales Martínez, siente que su sueño de justicia finalmente se está haciendo realidad.

El 24 de octubre de 1993, cerca de la medianoche, miembros de la Dirección Nacional contra el Terrorismo (Dincote) irrumpieron en la casa de Gladys Canales, en el Agustino, tras ser acusada por una mujer de haber asistido a una reunión del Socorro Popular (SOPO), aparato militar del grupo terrorista Sendero Luminoso.

Tras la captura, Gladys fue torturada física y sexualmente durante una semana en una sede de la Dincote y fue internada en el Penal de máxima seguridad de mujeres de Chorrillos bajo un régimen penitenciario que ella define como “el peor del mundo”.

“Yo tenía 31 años. (Fui) condenada a 20 años por jueces sin rostro por haber sido mando político-militar de Sendero Luminoso lo cual probé que era mentira. Nunca puse un cochebomba, nunca disparé a nadie, nunca estuve en Sendero”, asegura Canales.

Gladys Canales - “Nunca puse un cochebomba, nunca disparé, nunca estuve en Sendero Luminoso”

Un grupo de reclusas junto al sacerdote sacerdote Hubert Lanssier, reconocido por si trabajo con en las cárceles del Perú durante los años noventa. (Foto: Gladys Canales)

La vida dentro de penal no fue fácil para Gladys Canales. Tuvo que sobrevivir al dolor, la angustia y el sufrimiento. Acusada de esconder documentos en sus genitales cuenta que fue constantemente obligada a desnudarse para ser requisada, revisada. Humillada.

Siete años y siete meses compartiendo una celda de 3x3 con otras dos reclusas. “Fue como vivir en una bóveda (…) Estábamos 23 horas y media dentro de la celda y media hora de patio. Jamás supimos cómo manejarlo. Entre todas las mujeres nos dábamos fuerzas para seguir adelante. En el penal aprendí a sobrevivir”, cuenta.

Gladys Canales - “Nunca puse un cochebomba, nunca disparé, nunca estuve en Sendero Luminoso”

En el penal, Gladys Canales recibió la visita de sus hijas por Navidad. (Foto: Gladys Canales)

► La más rápida de las tejedoras

Gladys sabía que tanto tiempo libre en la cárcel tenía que ser invertido en algo positivo y junto con un grupo de internas se dedicaron a trabajar tejidos y artesanías. “En el penal empecé a tejer a crochet y como tenía tanto tiempo libre, (tejía) en mi celda, en el patio... y empezaron a contratarme porque era una mujer muy rápida. Entonces empezaron a pagar la mano de obra calificada de internas del terrorismo y ahí empezamos a trabajar”, recuerda. “Aprendí a resistir la guerra, tejiendo, leyendo… me aferré de eso”.

Gladys Canales: La vida después de haber sido encarcelada y tratada 8 años como terrorista

Gladys Canales muestra algunos de sus trabajos hechos a mano. (Foto: El Comercio)

► “Entender la libertad”

Poco antes de su liberación, Gladys recibió la visita de su psicóloga. “Mi psicóloga llegó al penal y me dijo: “He venido para ayudarte a entender la libertad”. Al principio no la entendía porque pensaba que al salir (de prisión) era como meterme en otro mundo”.

Después de 7 años, 7 meses y 7 días, Gladys Canales fue liberada el 31 de mayo del 2001 durante el gobierno de Alejandro Toledo. Su defensa, a cargo del Instituto de Defensa Legal, comprobó que no existió carta de sujeción a Sendero Luminoso . Incluso, cuenta Gladys, la joven que en un momento la señaló como terrorista se habría retractado en una carta dirigida a la Comisión de Indultos.

Su nombre fue incluido en el Registro Único de Víctimas (RUV) del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, instrumento que reconoce la condición de víctima a aquellas personas que sufrieron vulneración de sus derechos humanos durante la lucha antisubversiva entre 1980 y 2000.

Ya en libertad, el empoderamiento de Gladys fue cuestión de tiempo. Poco a poco se atrevió a dar entrevistas para hablar de la carcelería injusta y de las vejaciones sufridas dentro del penal. “Yo no soy Gladys Canales, víctima de la violencia, yo soy ahora una autoridad, en mi barrio, en mi asociación, en los espacios de los derechos humanos y también en otros países” asegura.

“Es importante cambiar la visión de la sociedad cuando nos dicen que somos mujeres que vivimos la guerra. También somos mujeres exitosas, propositivas, autoridades”.

► Su sueño

Convertida en directiva de la Coordinadora Nacional de Mujeres Afectadas por el conflicto Armado Interno y coordinadora de la Comisaría de Juntas vecinales de mujeres de Huachipa, Gladys Canales participa constantemente en diálogos con el Estado peruano sobre el tema de reparaciones y buscar justicia para las mujeres que, como ella, fueron vulneradas.

Gladys Canales - “Nunca puse un cochebomba, nunca disparé, nunca estuve en Sendero Luminoso”

En el terreno que recibió como parte de la reparación civil por parte del Estado Peruano, Gladys ha construido un restaurante. (Foto: Gladys Canales)

Pero Gladys aún tiene sueños por cumplir y empoderar a otras mujeres es uno de ellos. Por eso, en el terreno que recibió como reparación del Estado, ella ha construido un restaurante en el que da trabajo a mujeres vulnerables que sufren de violencia familiar.

El Lugar de la Memoria, la tolerancia y la Inclusión Social (LUM), que el pasado lunes 17 de diciembre cumplió tres años de inaugurado, tiene escrito en una de sus paredes el nombre de Gladys Canales para que los visitantes puedan dejarle mensajes de aliento por su lucha y resiliencia.

“Creo que el sueño de buscar justicia se está cumpliendo, ese era el mayor sueño. Tener un lugar como el Museo de la Memoria, como la muestra Yuyanapaq, que nos permite que los jóvenes vean lo que vivió el país y que esto no se vuelva a repetir. Podría decir que a estas alturas mi sueño se está cumpliendo”.

Gladys Canales

El nombre de Gladys está inscrito en una de las paredes del Lugar de la Memoria, tolerancia e inclusión social (LUM) donde los visitantes le pueden dejar mensajes de aliento. (Foto: El Comercio)

Tags Relacionados:

Lugar de la Memoria


Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada