Redacción EC

Personal de fiscalización y medio ambiente de la que se encontraba realizando la clausura de una chancadora ilegal, situada en la margen del río Rímac, a la altura en el kilómetro 8,5 de la carretera Ramiro Prialé, se enfrentó a golpes con trabajadores de Sedapal.

Un chofer de la entidad de servicio de agua potable, identificado como John Sauñi, terminó con golpes en el rostro y sangre en la oreja izquierda. Él contó que los inpectores de la comuna metropolitana reaccionaron violentamente cuando les increparon el bloqueo de la trocha carrozable. Según Sedapal, la intervención municipal fue coordinada con ellos.

La operación se inició a las 10 a.m. Con cargadores frontales y retroexcavadoras, la Municipalidad de Lima retiró los desmontes de material de construcción que los camiones de la empresa Recicla arrojaba indiscriminadamente en la zona y en parte del cauce del río Rímac.

El gerente de Ambiente, Marco Zevallos, quien encabezó la intervención, sostuvo que los representantes de Recicla fueron notificados en enero pasado para que cesen sus actividades. Ante la negativa, aseguró, procederán a su clausura.