Redacción EC

El mar en San Miguel y sigue padeciendo la contaminación. Restos de construcción siguen en playas de esas jurisdicciones e incluso, según denuncian surfistas, llegan hasta Miraflores y Barranco.

Un reportaje de “Cuarto Poder” comprobó que la situación ha cambiado poco o casi nada luego de que en diciembre se denunciara que el mar era contaminado con desmonte arrojado por camiones. Por entonces, El Comercio dio cuenta también de una denuncia de la Marina de Guerra respecto al cobro de hasta 35 soles por volquete que ingresa a la playa de San Miguel desde la avenida Costanera.

Todo el fondo marino de este lado está acabado. Ahí ya no pueden nacer nuevas especies. Hana afectado el ecosistema marino de toda esta zona y van a tener que pasar décadas para que la naturaleza recupere esta zona, ya que ninguno de los alcaldes se digna a hacer inversiones y reparar el daño que han ocasionado”, dijo Arturo Alfaro, presidente del Instituto Vida.

Las imágenes mostraron deshechos de construcción, como mallas, cintas de seguridad, bolsas, maderas con clavos y otros. Sin embargo, Ernesto Yalta, gerente de la Municipalidad de San Miguel, afirmó que su comuna “encabeza la lucha por un mar limpio y la defensa del medio ambiente” y que lo que se aprecia son “restos ocasionales de desechos de demolición dentro de todo un trabajo con material limpio de excavación a lo largo de 3 kilómetros de litoral”.

“Hay un atentado ecológico hacia el mar”, criticó Elena Revollar, jefa de la oficina de la Defensoría del Pueblo en Lima. Por su parte, Jorge Castro, viceministro de Gestión Ambiental, manifestó: “Esta es una evidencia más de que se está atentando contra el patrimonio natural de todos los limeños y chalacos. Es un atentado efectivamente ecológico, es un delito de contaminación ambiental sobre el cual ya el Ministerio del Ambiente ha hecho ya dos denuncias formales”.