La Contraloría General visitó las comisarías de Villa Hermosa en el distrito de El Agustino y la de Villa El Salvador e identificó una serie de riesgos que debilitan la seguridad ciudadana por la falta de armamento y equipamiento adecuado, así como vehículos suficientes para realizar patrullaje. 

En ambos locales se detectó la falta de indumentaria y equipos adecuados para combatir la inseguridad en las calles. Actualmente, el personal policial en estas dependencias cumple sus funciones en la lucha contra la delincuencia utilizando chalecos antibalas, cascos, pistolas y revólveres que datan de hace 20 años, es decir, indumentaria con la que protegen su integridad física y armas que exceden largamente su vida útil. 

En la comisaría de Villa Hermosa solo cuentan con 16 policías por turno para brindar seguridad a 81 mil habitantes de ese distrito y de Santa Anita, así como dos camionetas de las cuales solo una está operativa. En este caso lo necesario sería que cuenten con cuatro vehículos, incluidas motocicletas para acceder a los cerros de la zona y cubrir todo el distrito que tiene un área de 5.000 Km2. 

En el caso de la comisaría de Villa El Salvador, si bien cuentan con 112 efectivos no tienen suficientes vehículos para patrullar. Asimismo, los agentes realizan su trabajo con computadoras obsoletas, conexión a internet deficiente e impresoras que carecen de tinta. Además, se observó la existencia de un “cementerio” de autos siniestrados que permanecen desde hace 20 años por problemas judiciales. Esta situación contrasta con El Agustino, donde se observaron siete computadoras con conexión a internet e interconexión con la central de emergencias. 

Lee también...