Desde el pasado 16 de marzo, Gálvez estaba aislado en una celda del penal Ancón I, en Piedras Gordas. Había dejado la Base Naval en el Callao, al igual que Abimael Guzmán y Vladimiro Montesinos, como una medida de prevención, que adoptó el INPE, ante el peligro del desborde del río Rímac, cercano a ese centro penitenciario. (Imagen referencial/Archivo)
Desde el pasado 16 de marzo, Gálvez estaba aislado en una celda del penal Ancón I, en Piedras Gordas. Había dejado la Base Naval en el Callao, al igual que Abimael Guzmán y Vladimiro Montesinos, como una medida de prevención, que adoptó el INPE, ante el peligro del desborde del río Rímac, cercano a ese centro penitenciario. (Imagen referencial/Archivo)
Ana Briceño

Un grupo de empleados del Instituto Nacional Penitenciario (INPE) abrió la celda de Gerson Gálvez Calle ‘Caracol’ la madrugada de este sábado para llevárselo al penal de Challapalca, ubicado a más de 4.500 metros de altura, en la región Tacna.

Gálvez, acusado de haber encabezado una de las más sanguinarias organizaciones delictivas llamada ‘Barrio King’ y de haber disputado el control de las exportación de cocaína desde el puerto del Callao, no opuso resistencia. No dijo nada.

El jefe del Instituto Nacional Penitenciario (INPE), Carlos Vásquez Ganoza, informó que el traslado sucedió a las 3 a.m. y que se debió a los informes de Inteligencia de la Policía Nacional que daban cuenta sobre el presunto resurgimiento de la organización criminal con ‘Caracol’ a la cabeza. El objetivo sería seguir cometiendo extorsiones y cobrando cupos desde las cárceles.

Desde el pasado 16 de marzo, Gálvez estaba aislado en una celda del penal Ancón I, en Piedras Gordas. Había dejado la Base Naval en el Callao, al igual que Abimael Guzmán y Vladimiro Montesinos, como una medida de prevención, que adoptó el INPE, ante el peligro del desborde del río Rímac, cercano a ese centro penitenciario.

“Todos los presos de la Base Naval que fueron llevados a Ancón I ya fueron regresados esta madrugada”, remarcó el jefe del INPE.

Pero ‘Caracol’ no fue el único interno conducido a un penal en las alturas. Sus supuestos cómplices, José Angulo Casas y Luis Murga Constantino, quienes protagonizaron la reyerta en el penal Sarita Colonia, el último viernes, para evitar ser trasladados a otra cárcel, fueron finalmente llevados esta madrugada al penal de Cochamarca,
en Cerro Pasco. “Los dos estarán aislados”, dijo el funcionario.

Durante el motín en el penal Sarita Colonia murió el recluso Wilmer Vargas Flores. Los policías investigan las causas. Otros 56 presos sufrieron heridas leves.

Hace un año, Gerald Oropeza, quien cumple prisión preventiva por presuntamente liderar una banda de narcotraficantes, fue trasladado también a Challapalca.

De acuerdo a las investigaciones de la Policía y la Fiscalía, Oropeza y ‘Caracol’ eran rivales por el control de los envíos de clorhidrato de cocaína al extranjero a través del puerto del Callao. Al respecto, el jefe del INPE recalcó que ambos estarán separados y no existe la mínima posibilidad de que se encuentren. “El Challapalca hay protocolos especiales de seguridad y control de los internos. Cada preso cuenta con dos horas diarias para salir al patio, pero custodiado por un trabajador del INPE”, precisó.

Asimismo, aseguró que entre agosto y setiembre se implementaría en seis penales [Sarita Colonia, Lurigancho, Miguel Castro Castro, Picsi, en Chiclayo; y El Milagro, en Trujillo] sistemas de tecnología para el control de las visitas y de los productos que ingresan.
“Los procesos se están realizando con total transparencia. A eso se suma que el 21 de julio se colocará el primer grillete electrónico”, acotó.

El Comercio comprobó esta mañana el caos que imperaba en el penal Sarita Colonia con las decenas de mujeres que pretendían ingresar para visitar a sus familiares presos. Se cobraba S/5 la cola. El jefe del INPE aseguró que esta situación cambiará.