De acuerdo con la información de los padres de la agraviada, Rosario Aybar y Carlos Rodríguez, apenas denunciaron la desaparición de la joven en el 2016, la fiscal a cargo, en aquel tiempo, Lucila Aliaga, no habría tomado las acciones pertinentes con la investigación. (Alonso Chero/El Comercio)
De acuerdo con la información de los padres de la agraviada, Rosario Aybar y Carlos Rodríguez, apenas denunciaron la desaparición de la joven en el 2016, la fiscal a cargo, en aquel tiempo, Lucila Aliaga, no habría tomado las acciones pertinentes con la investigación. (Alonso Chero/El Comercio)

La Oficina Desconcentrada de Control Interno de la Fiscalía del Callao dispuso que se realice actos de indagación previa a los fiscales “que resulten responsables” por presuntas irregularidades en la investigación en el caso de , quien desapareció en agosto del 2016 y cuyos restos fueron encontrados el último martes.

De acuerdo con la información de los padres de la víctima, Rosario Aybar y Carlos Rodríguez, apenas denunciaron la desaparición de la joven en 2016, la entonces fiscal a cargo del caso, Lucila Aliaga, no habría tomado las acciones pertinentes para ubicar a la mujer.

Años después, en el 2018, el caso fue tomado por la Quinta Fiscalía Penal del Callao, a cargo de la fiscal María Magdalena Quicaño Bautista, quien también habría tenido retrasos en recoger información importante, como la geolocalización de los últimos mensajes y llamadas del celular de Solsiret Rodríguez, según detallaron los padres.

Actualmente, el caso está a cargo del fiscal Jimmy Mansilla Castañeda, quien investigó el historial de llamadas y mensajes del número del celular de Solsiret Rodríguez. El magistrado determinó que, luego de la desaparición de la joven activista de #NiUnaMenos, su teléfono habría sido manipulado por Andrea Aguirre.

“Hemos encontrado un récord muy importante del chip de la agraviada Solsiret, el cual había sido retirado e ingresado al teléfono de la ahora detenida Andrea Regina. Ella habría tenido en su poder el celular de la agraviada y lo habría estado manipulando”, declaró el fiscal.

Asimismo, Mansilla Castañeda indicó que, a través de una información que se obtuvo con la empresa operadora de telefonía, una persona llamó para cancelar la línea.

“Tenemos el registro de voz de esta cancelación de contrato y hemos hecho una prueba fonética. (Esto ayudó que) en estos días se comunicó al abogado (de la familia de Solsiret Rodríguez) el lugar donde se encontraba los restos del cuerpo de Solsiret”, detalló.


TAGS RELACIONADOS