Puente Bella Unión: obra comenzará entre marzo y abril del 2016
Luis Silva Nole

El ingreso al puente metálico Bailey, que reemplaza momentáneamente a la malograda estructura en sentido sur-norte del puente , es un embudo. Los vehículos hacen fila de uno para pasar por la armazón provisional, instalada sobre el río Rímac en la avenida Universitaria, al lado del cruce con Morales Duárez, en San Martín de Porres. En promedio, transitan a diario por la zona 400 mil personas en 250 mil vehículos de transporte público y particular.

La congestión en los alrededores recién se acabará en diciembre del 2016, cuando, según los planes de la Municipalidad de Lima, esté listo el nuevo puente Bella Unión. Este enlazará en ambos sentidos a los distritos de la zona norte de Lima con el Cercado, tal como lo hacía la estructura inicial, que colapsó en gran parte en febrero del 2013 por falta de mantenimiento.

Sin embargo, el tránsito vehicular se volverá más pesado entre marzo y abril, cuando se corte el flujo en la zona para iniciar la colocación de la estructura del nuevo puente, explicó ayer a El Comercio Humberto Guzmán, gerente de Mantenimiento de la Empresa Administradora de Peaje de Lima (), de la comuna capitalina.

Puente Bailey que actualmente soporta el flujo vehicular de sur-norte en Bella Unión. (Foto: Luis Silva Nole / El Comercio)

“Ahora se están realizando trabajos preliminares: diseño del próximo plan de desvíos, mejoramiento de vías de acercamiento, como la Morales Duárez, construcción de un viaducto en el puente Dueñas y retiro de toda interferencia vial, es decir, tuberías viejas o cables subterráneos de empresas de servicios”, dijo Guzmán.

La obra del puente es parte del proyecto , sistema vial que unirá, a través de nueve kilómetros, Ate y el Callao y en el que existirán nueve intercambios viales. 
“La municipalidad está en coordinaciones con el MTC [Ministerio de Transportes y Comunicaciones] para colocar dos nuevos puentes provisionales por los que pasará [durante la obra] buena parte del flujo que va por Universitaria. El resto del tránsito seguiría por Dueñas”, sostuvo in situ Guzmán.

Actualmente se están realizando trabajos de allanamiento de terreno en la zona del puente Bella Unión. (Foto: Luis Silva Nole / El Comercio)

INTERCAMBIO VIAL PARALELO
Los trabajos del puente Bella Unión están a cargo de Lamsac, subsidiaria en el Perú de la empresa constructora brasileña OAS y que, por contrato con la Municipalidad de Lima, tiene la concesión del futuro eje vial por cuarenta años.

Paralelamente a la obra del puente, se construirá un intercambio vial en el cruce de Universitaria con Morales Duárez, que permitirá que el flujo vehicular de esta vía pase por una pista a desnivel.

Fuentes de Lamsac detallaron a este Diario que se está colocando relleno en el terreno donde se enclavará la base del mástil del puente, al lado del cauce del río Rímac. El Comercio observó que camiones echaban el material en ese punto. Por ello, se está allanando más terreno próximo a la base del puente para que por ahí pueda pasar la maquinaria pesada que realiza este trabajo.

POSTERGACIONES
La resurrección del puente Bella Unión es lenta. En su primer discurso como alcalde, Luis Castañeda Lossio sostuvo que la remodelación de la estructura se llevaría a cabo en sus primeros tres meses de gestión.

El 8 de julio pasado El Comercio informó que desde noviembre del 2014 (cuando era alcaldesa de Lima Susana Villarán) existía en el Sistema Nacional de Inversión Pública (SNIP) un proyecto para renovar el puente. Cinco días después, Castañeda anunció el inicio de los trabajos, luego de que el MEF aprobara, a pedido del concejo municipal, la modificación del contrato de Línea Amarilla para incluir la construcción de Bella Unión. El alcalde dijo entonces que la obra demoraría 18 meses.

La construcción del puente costará unos 40 millones de dólare, anunció en julio el alcalde Castañeda. La concesionaria Lamsac recuperará esa inversión con peajes.

Por estos días se coloca relleno en la zona que servirá para cimentar las bases del mástil del puente. (Foto: Luis Silva Nole / El Comercio)