Redacción EC

ROSA AQUINO ROJAS 
Redactora de Sociedad

Los residentes del pueblo joven Santa Cruz, en , pensaron que ceder la única losa de vóley del barrio para construir allí un módulo de seguridad ayudaría a reducir la delincuencia. Sin embargo, este puesto de auxilio rápido metropolitano (Parmet), edificado con financiamiento de la , se ha convertido en un botadero y guarida de fumones y pandilleros.

Igual suerte corrieron otros cuatro módulos en ese distrito. En , los tres Parmet situados en los óvalos Habich, Naranjal y José Granda tampoco están operativos. La municipalidad metropolitana admitió que 27 de estos puestos todavía no han sido entregados a varias alcaldías distritales.

Esto se debe, principalmente, a que está pendiente la suscripción de convenios con los distritos y a observaciones en la construcción que deben ser subsanadas por la empresa contratista. Estos acuerdos obligan a los distritos a poner en funcionamiento el centro y a darle un adecuado mantenimiento.

En el 2012, la gerencia de Seguridad Ciudadana de la comuna limeña, en ese entonces a cargo de Gabriel Prado, presupuestó la construcción de 64 Parmet en toda la ciudad. Hasta el momento, empero, solo se han construido 55, de los cuales 28 ya fueron entregados.

Según información de la Gerencia de Administración entregada a la comisión de Seguridad Ciudadana del concejo metropolitano, los nueve módulos restantes no han podido ser ejecutados por problemas de saneamiento de los terrenos.

“La demora en la entrega se debe a que Prado inició la ejecución de estos centros sin siquiera tener listos los convenios con los distritos. Se apuraron las cosas porque estábamos en vísperas de la revocatoria”, dijo , regidor metropolitano por el PPC y miembro de la comisión de seguridad.

“Nuestro concejo aprobó el convenio el año pasado, pero Lima no ha hecho lo propio. Hasta que eso no se resuelva no puede ejecutarse la recepción de la obra”, señaló Jorge Honores, secretario general de la Municipalidad de San Martín de Porres. 

SE INVIRTIÓ HASTA S/.140.000 POR CADA UNO
En ese distrito y en Comas el malestar en los vecinos se incrementa con los meses. “La construcción terminó en diciembre, pero nadie vino a inaugurarlo. Ahora no tiene puertas ni ventanas. Es dinero perdido”, reclamó Alex Ballesta, poblador de Comas. Y es que implementar uno de estos locales cuesta entre S/.130.000 y S/.140.000.

Para evitar que más Parmet sean saqueados, el municipio limeño se ha visto obligado a trasladar serenos del Cercado a otros distritos, como San Martín de Porres, para cuidar estos locales. “En lugar de cuidarnos están cuidando un local vacío”, se quejó un transeúnte.

En la sesión de concejo de Lima, realizada el martes, se aprobó el convenio con Comas. Este Diario buscó conocer la fecha de funcionamiento de los Parmet, pero no obtuvimos respuesta  del municipio de ese distrito.