Cristina Fernández

La pileta de la Plaza de Armas de Lima recibirá un mantenimiento integral luego de 116 años. El último trabajo de reparación se realizó en 1900, durante la gestión del alcalde Federico Elguera.

Desde hace varios años la pileta de la Plaza de Armas funciona parcialmente. A mediados del año pasado se evidenciaron aún más las filtraciones de agua y el desnivel que estas ocasionan en el piso cubierto por cantos rodados.

El subgerente de Servicios a la Ciudad y Gestión Ambiental de la Municipalidad de Lima, Jorge Paurinotto, afirmó que actualmente el sistema de desagüe e iluminación están colapsados, por lo que el mantenimiento integral era urgente.

El trabajo de mantenimiento integral, a cargo de la empresa Eco Design & Building, contempla -entre otras cosas- la construcción de una nueva cisterna, la renovación del sistema de red de agua y desagüe, la instalación de luces led y el retiro de capas de pintura de la pileta.

El proyecto, financiado por la Municipalidad de Lima, tiene una inversión de 680 mil soles y su plazo de ejecución es de 90 días. La intervención cuenta con el aval del Ministerio de Cultura.

"La municipalidad hizo las bases y se encargará de supervisar los trabajos. No hay forma de que haya una ampliación de plazo porque el compromiso es entregar la pileta para los días de la Apec", afirmó Jorge Paurinotto.

Por su parte, el restaurador Francisco Mendizábal, quien trabaja en el mantenimiento de la pileta, detalló que se retirará todas las capas de pintura (se observan por lo menos cinco) de la estructura de bronce. De esta forma se podrán apreciar todos los detalles del monumento original.

 “Los monumentos de Lima están amenazados por la polución y las palomas. Lo ideal es realizar mantenimientos cada tres meses  y de estar forma evitar inversiones más grandes por mantenimientos integrales”, señala el restaurador.