Redacción EC

Los ministerios de y Comercio Exterior y Turismo, en alianza con la World's Monument Fund Perú, restaurarán la Quinta de Presa, una casona rococó del siglo XVIII construida en el Rímac, y la pondrán en valor.

El edificio fue construido por el virrey Amat en 1773 para Micaela Villegas 'la Perricholi', su amante. Otros dicen que la pareja no tuvo nada que ver con la casona, porque se construyó 20 años después que el Virrey volviera a .

En el siglo XIX perteneció a la familia Carrillo de Albornoz hasta 1920, cuando la compró el Estado. En 1932, la convirtió en sede de la Guardia Republicana y en 1972 el entonces Instituto Nacional de Cultura la declaró monumento histórico.

José Méndez, director ejecutivo del Patronato del Rímac, explicó que deben hacer un estudio de uso y sostenibilidad económica de la casona y luego elaborar el expediente técnico de la restauración, que requerirá una inversión inicial de S/.6 millones 800 mil.