Redacción EC

Chancherías clandestinas ubicadas a la altura del kilómetro 76 de la Panamericana Norte, en el sector conocido como El Cascajo, en Chancay, se han convertido en un foco infeccioso y un riesgo para la salud pública, debido a las pésimas condiciones en que son criados los casi 50 mil cerdos que albergan.

Los vecinos de las zonas de Puerto Chancay, Peralvillo y Santa Rosa, ubicadas cerca de las chancherías, son los más afectados por la pestilencia y contaminación. También el humedal de Santa Rosa y el mar de Chancay, cuyas orillas están llenas de desperdicios.

En los primeros días de setiembre, un equipo de la Unidad de Fiscalización de la Municipalidad de Chancay inspeccionó las chancherías y constató que los porcicultores alimentaban a los cerdos con pollos en mal estado.

“Son pollos que mueren por enfermedades en las avícolas. Los porcicultores adquieren inescrupulosamente esas aves y se las dan a los cerdos”, dijo un morador.

Los ciudadanos ya han enviado memoriales con sus quejas a los alcaldes de Chancay y Huaral, a la directora del Servicio Nacional de Saneamiento Ambiental (Senasa), al Gobierno Regional de Lima, Autoridad Nacional del Agua (ANA), entre otras instituciones.

En tanto, el alcalde de Chancay, Juan Álvarez Andrade, consideró que los criadores de chanchos de la zona El Cascajo son hostiles con los fiscalizadores de la comuna y que cuentan con el respaldo de un sector político del distrito, por lo cual no se ha logrado erradicarlos.

“Un grupo de porcicultores aceptó cambiar el lugar de los criaderos a la zona de El Tambo, en donde hay un terreno de tres hectáreas con todos los requisitos de ley, pero hay dos asociaciones que no quieren el traslado”, expresó.

Los vecinos de Chancay exigieron la urgente erradicación de estas chancherías, ya que la carne de los cerdos que ahí se crían sería llevada a mercados locales y chicharronerías.

TAGS RELACIONADOS