Las calles alrededor de Mesa Redonda y Mercado Central son una bomba de tiempo por la aglomeración de comerciantes y miles de personas que acuden a comprar. (Foto: Renzo Salazar)
Las calles alrededor de Mesa Redonda y Mercado Central son una bomba de tiempo por la aglomeración de comerciantes y miles de personas que acuden a comprar. (Foto: Renzo Salazar)
Juan Lara Vásquez

Son las 11 de la mañana y caminar por la cuadra 6 del jirón Cusco, una de las principales avenidas alrededor de Mesa Redonda (), es una tarea casi imposible. Ambulantes vendiendo diversos productos, estibadores jalando carretillas repletas de cajas y miles de personas en busca de sus regalos navideños inundan las calles.

“¡A un lado! Pasando con carga”, grita un estibador que obliga a las personas a moverse a un costado de la vía pese a que en la pista, demarcado con pintura amarilla, está señalizado un camino que indica la zona por donde deben transitar las carretillas.

El municipio de Lima explicó que a la fecha hay inscritos 486 estibadores independientes, que pertenecen a ocho asociaciones registradas y 1.263 que cuentan con vínculo laboral dentro de las galerías comerciales.

Antes del mediodía, un grupo de agentes de fiscalización de la Municipalidad de Lima (MML) ingresa al emporio comercial. Los ambulantes corren para salvaguardar su mercadería, se esconden en las galerías y, una vez que pasó el control, regresan al mismo punto.

El caos que pone en riesgo a comercios del Centro de Lima | CRÓNICA | Mesa Redonda | Mercado Central

La comuna metropolitana aseguró que ha desplegado a más de mil agentes y brigadistas, en tres turnos, para erradicar la venta ambulatoria en el Centro de Lima. “Se ha procedido a la retención de mercadería e imposición de multas”, informó.

Sin embargo, no se da abasto para la cantidad de ambulantes. La Gerencia de Fiscalización y Control de la MML estima que hay al menos diez mil ambulantes en el Cercado de Lima, cifra que se puede duplicar en las fiestas de fin de año.

El jefe territorial del Cuerpo de Bomberos de Lima y Callao, Mario Casaretto, aseguró que a partir de hoy la situación se puede volver aún “más grave” por la cercanía de la Navidad. “Por más que las autoridades realicen trabajos de prevención durante todo el año, los comerciantes hacen lo que quieren. Hay una falta de cultura de prevención de los comerciantes que solo se frena cuando ocurre una desgracia”, recalcó Casaretto.

Además, precisó que han dispuesto que una unidad de bomberos permanezca permanentemente en la plaza Gastañeta ante cualquier emergencia. “Por la cantidad de ambulantes que hay, sabemos que en un incendio nuestras unidades demorarán en ingresar”, dijo.

— En peligro —

No solo las calles alrededor del Mercado Central y Mesa Redonda son espacios de riesgo para los miles de visitantes que acuden a comprar al centro. En las galerías, los comerciantes también rehúyen a las medidas de seguridad impuestas por la MML.

El Comercio recorrió ayer varias galerías de la zona y observó que en muchas de ellas los extintores están bloqueados por mercadería. En algunos casos, incluso, son utilizados como anaqueles para exponer sus productos.

Esto ocurre, por ejemplo, en el Campo Ferial Mardec (cuadra 7 del jirón Cusco). Árboles navideños, guirnaldas y otros accesorios cubren los extintores. “Cuando ven a los fiscalizadores, los vendedores sacan su mercadería de los pasadizos. Una vez que se van, la vuelven a sacar. Para ellos es una broma”, señaló Casaretto.

Un equipo de este Diario fue agredido ayer por trabajadores de la galería Mina de Oro I, ubicada en la cuadra nueve del jirón Andahuaylas cuando ingresó a registrar en qué condiciones se venden los productos en este local.