Este miércoles un derrumbe alertó a vecinos de Barranco, bañistas, conductores y autoridades. Ne dejó víctimas. (Foto: El Comercio)
Este miércoles un derrumbe alertó a vecinos de Barranco, bañistas, conductores y autoridades. Ne dejó víctimas. (Foto: El Comercio)
Ana Briceño

El deslizamiento de rocas y tierra, en la , que impidió el tránsito en tres carriles de la vía cerca de la playa Los Yuyos () el último miércoles y que pudo ocasionar la muerte de ciclistas y conductores, podría repetirse en 124 puntos críticos detectados en los acantilados que hay en esta zona, informó a El Comercio la Gerencia de Defensa Civil de la Municipalidad de Lima.

El distrito que cuenta con el mayor número de zonas peligrosas en los acantilados es Miraflores (70), seguido por Barranco (30). En los 124 puntos no hay geomallas o están deterioradas, además hay bolsones de piedras que en cualquier momento podrían desprenderse, más aún ante la ocurrencia de un sismo de grado 6 o 7. Este Diario corroboró en un recorrido estas deficiencias, además de la falta de cercos perimétricos que mitigarían la caída de rocas.

—Panorama —

La Autoridad Autónoma del Proyecto Costa Verde, órgano descentralizado de la Municipalidad de Lima, es la encargada de coordinar con los seis distritos (Chorrillos, Barranco, Miraflores, San Isidro, Magdalena y San Miguel) las acciones que deberían adoptarse para el ordenamiento (por ejemplo, prevenir derrumbes) y promover obras de infraestructura en esta zona.

“Cada alcalde es responsable de su distrito, que Lima tenga una autoridad es solo para verificar que las acciones que se hagan estén enmarcadas dentro un plan”, sostuvo Zara Santillán, gerenta de Defensa Civil de la Municipalidad de Lima.

Es debido a esta desintegración que a lo largo de esta vía se aprecian obras de mitigación de riesgos en algunos distritos y en otros no. Según Santillán, algunos alcaldes argumentan que no tienen presupuesto para hacer trabajos preventivos.

En marzo, el Instituto Geofísico del Perú realizó, por encargo de la Municipalidad de Miraflores, un estudio de la Costa Verde solo en su jurisdicción, y concluyó que hay suelos inestables. Además, se halló que la humedad generada por los riegos de áreas verdes está socavando los cimientos y los acantilados soportan demasiada carga por los edificios construidos sobre la plataforma.

Frente a ello, Miraflores ha propuesto que el Gobierno Central ejecute el proyecto Parque Bicentenario, que contará con andenes para reforzar el acantilado de Armendáriz. Aún no hay fecha para la construcción.

Zara Santillán precisa que, a raíz de la declaración de emergencia de la Costa Verde, Lima compró geomallas en agosto de este año –cuando hubo un derrumbe en Magdalena–, que se están instalando en esos 124 puntos de riesgo, pero resalta que es una medida preventiva mínima. “Estamos avanzando en la colocación, vamos un 40%. A fines de febrero estará listo el Plan de Riesgo de la Costa Verde, que nos indicará qué acciones se deben tomar en cada distrito, por ejemplo, estabilizar los taludes o colocar muros de contención. Ya se coordinó con el Ministerio de Economía para que se asignen los recursos”, indicó.

El alcalde de Lima, Jorge Muñoz, dijo ayer que además se retiraría el material en riesgo de desmoronarse (desquinchado) o también instalarían andenerías que permitan “una verdadera contención”.