Redacción EC

Uno de los detalles que más llamó la atención el día que Hugo Daniel Quintana Bardelli fue asesinado a balazos en Surquillo el fue el lujoso Lamborghini Gallardo que estaba manejando cuando fue interceptado por los sicarios. El vehículo, hace más de un mes, estaba en manos del sobrino del fiscal de la Nación José Peláez Bardales.

Mario César Peláez Burga declaró ante la policía el martes y detalló que el vehículo sin placa se lo entregó a Quintana Bardelli a cambio de dos vehículo modernos. A pesar de este intercambio, todavía quedaba un saldo pendiente que Quintana Bardelli debía cancelar una vez revendido el vehículo.

El vehículo que llegó desde Estados Unidos fue comprado por el sobrino de Peláez Bardales por un valor aproximado de US$150 mil y por un precio similar fue vendido a Quintana Bardelli.

El empresario acribillado tenía como consigna vender el lujoso carro, como quedó registrado en el portal donde ofertó el vehículo como un vehículo del 2011 con "14 mil kilómetros convertible con seis cambios". Esto no impedía que Quintana Bardelli lo condujera por las calles.

La oferta estuvo vigente varios días después del crimen. Actualmente ya fue dada de baja.

El Comercio trató de contactar al número celular con el cual se registró la oferta por internet, pero desde el día del crimen nadie contesta.

Otro negocio que se le vinculan al occiso es la venta de una camioneta por US$20 mil el 21 de febrero del 2012. El Toyota Land Cruiser fue comprado por Rugero Poblete y pasó por las manos de otros cuatro compradores antes de volver a sus manos. En abril lo revendieron a Jorge Quiroz por US$12 mil, según información de la policía.

ANTECEDENTES

La hermana de Peláez Burga, otra sobrina del fiscal de la Nación, tiene antecedentes policiales de peso. El 15 de mayo del 2009 se reportó que Guisella Matilde Peláez Burga había sido detenida por manejar un BMW robado con placa cambiada.

Pocos días después, el Poder Judicial le permitió afrontar el proceso en libertad al otorgarle comparecencia restringida. Aquella vez fue vincualda a una mafia que robaba lujosos carros en Lima para revenderlos al mejor postor.