Augusto Cáceres, alcalde de San Isidro. (Foto: Alessandro Currarino / El Comercio)
Augusto Cáceres, alcalde de San Isidro. (Foto: Alessandro Currarino / El Comercio)
Óscar Paz Campuzano

Luego de varias semanas de silencio sobre la polémica en torno al parque ecológico y el acceso a este, el alcalde de , Augusto Cáceres, habló y fue tajante respecto a que este espacio no estará abierto las 24 horas, pero evalúa que los ciclistas puedan transitar por una vía especial sin restricciones. Además, dio detalles sobre su reunión para tratar el tema con el alcalde de Lima y negó que esté intentando “tumbarse” las obras de su antecesor, Manuel Velarde.

— En una sesión solemne de julio del 2019, usted dijo que el parque ecológico será “nuestro club de San Isidro”. ¿Qué es lo que se pretende hacer con este espacio?

Los clubes zonales son el nuevo concepto que hay para las zonas de recreación. Los parques zonales hoy se llaman clubes zonales porque se les dan mejores servicios. Entonces, un club vecinal es un estadio superior.

— Pero club suena a un espacio al que no todos pueden entrar.

Estos locales municipales, donde se ubica [el parque ecológico], son parte de 56 mil metros cuadrados que son de propiedad de la municipalidad. Es decir, no son espacios ni vías públicas; es un espacio municipal.

— El alcalde de Lima, Jorge Muñoz, le ha pedido el retiro de las rejas. ¿Va a sacarlas y permitir que ciclistas y peatones puedan ingresar las 24 horas?

Le he mostrado el registro de propiedad de nuestros locales y creo que Jorge [Muñoz] ha entendido cuál es la posición de la (MSI) al respecto. [...] El tema es que nosotros tenemos que salvaguardar los bienes municipales, y por eso existen las rejas, que no las he puesto yo. Esa es otra cosa que quiero que quede bien claro. En la gestión anterior se determinó el expediente técnico donde están las rejas.

— Pero tener rejas no significa que deban estar cerradas. Podrían quedar abiertas las 24 horas.

Por supuesto, podrían estar. Nosotros todavía no hemos terminado de implementar el parque ni lo hemos inaugurado.

— Le hago la pregunta directa: ¿San Isidro abrirá las rejas del parque las 24 horas?

El llamado parque no va a estar abierto las 24 horas.

— Entonces, los ciclistas van a poder circular por ahí solo en un horario determinado.

Eso va a depender. No necesariamente. Una cosa es el parque, donde hay servicios, y otra cosa es la ciclosenda ecoamigable que vamos a hacer para que las personas puedan circular. La ciclosenda va a estar dentro de la propiedad y vamos a evaluar si tiene circulación las 24 horas del día o, dependiendo de la seguridad, circulación limitada. Eso va a depender de la evaluación que hagamos una vez que terminemos las obras complementarias. Estas estarán listas entre 60 y 70 días.

— ¿En la reunión que sostuvo con el alcalde Jorge Muñoz la semana pasada, no le pidió que no restrinja el acceso al parque?

Nosotros hemos conversado y hemos quedado en seguir dialogando.

— ¿Pero se lo pidió?

Sí, claro; y le expliqué que es lo mismo que él hace en el Parque de la Exposición, en el Parque Universitario y en el Parque de las Aguas.

— ¿Y qué le respondió?

Lo entendió, pero lógicamente eso [restringir por horas el acceso a un parque] está amparado hasta por una resolución del Tribunal Constitucional, es decir, los municipios tienen la obligación de resguardar los bienes públicos del distrito. Es una obligación constitucional.

— Hay personas que lo han tildado de retrógrada, de un alcalde que no está ajustado a los tiempos en que el peatón y ciclista tienen la preferencia. ¿Qué opina?

Me solidarizo con todos los vecinos que han sido engañados con información falsa, tendenciosa y reprochable; y en este caso voy a señalar claramente a la Municipalidad de Miraflores, que el 22 de enero emitió este comunicado [esta comuna señaló que la MSI instaló las rejas que impiden el paso de peatones y ciclistas].

— Hay vecinos que han dicho que usted no quiere abrir el parque las 24 horas porque vive a dos cuadras de ahí y tiene temor de que se rompa la tranquilidad de su zona.

Ese vecino es el señor [Manuel] Velarde y yo lo he escuchado. Eso de ahí es verdaderamente vil y mezquino.

— No es solo Velarde. Son dos vecinos más al menos.

Pregúnteles si son o no amigos de Velarde. Los que vivimos por ahí estamos rodeados de 40 mil metros cuadrados de área verde, en mi esquina tengo un gimnasio, pasan ciclistas, vienen personas todos los fines de semana, y yo feliz.

— El exalcalde Velarde lo acusa de que está tratando de “tumbarse” todos sus proyectos.

Eso es totalmente falso. Esta calle [donde está el local principal de la municipalidad] se llama Tamayo y aquí la obra del señor Velarde quedó en un 10% de avance. Es su obra y la dejó totalmente abandonada. Nosotros la hemos terminado.

— ¿Pero por obligación contractual o por voluntad?

Hemos podido rescindir con el contratista porque no estaba cumpliendo y volver a hacer una nueva licitación. Sin embargo, la mantuvimos porque aquí las obras tienen que continuar. Los problemas del señor Velarde son consecuencia de sus propios yerros, no de los demás.

— ¿Hizo algo bien la gestión de Velarde? ¿Le reconoce algún mérito?

Debe haber habido varias cosas que hizo bien, por supuesto.


-Otras preguntas sobre su gestión-

— ¿Qué es lo que está mal en San Isidro? ¿Qué debe cambiar?

Todo hay que mejorar.

— Debe haber alguna prioridad.

Por supuesto. La prioridad siempre va a ser seguridad ciudadana. San Isidro tiene aproximadamente 70 mil habitantes, pero de lunes a viernes recibimos 800 mil personas que vienen a hacer distintas gestiones a San Isidro. Es casi la misma cantidad de habitantes que tiene San Juan de Lurigancho. Y tenemos 152 policías entre las dos comisarías que trabajan 24x24, es decir, alrededor de 80 policías diarios para atender esa gran demanda que tenemos nosotros. Hemos hecho un convenio con la Policía y desde setiembre nosotros tenemos 144 agentes que acompañan a nuestros serenos en un verdadero patrullaje integrado.

Lo otro es el tráfico. Estamos haciendo unos estudios para presentárselos a Lima, para mejorar la transitabilidad en Miró Quesada, Basadre, Juan de Arona con Andrés Reyes, para mejorar lo que es el flujo del tránsito.

— Al comenzar su gestión dijo que debían S/54 millones. ¿El distrito más acomodado de Lima sigue endeudado?

No, felizmente que hemos hecho una excelente recaudación. Hemos hecho los ajustes necesarios y estamos con un superávit.

— En su plan de gobierno prometió sembrar 100 árboles cada año. ¿Cuántos van?

Sí, claro. Hemos pasado los 400 árboles este año.

— También ofreció construir el más moderno complejo de Seguridad Ciudadana de Lima y la más avanzada central de monitoreo y videovigilancia. ¿Cómo van esos proyectos?

Estamos ya en la fase del anteproyecto para el expediente técnico. Ya se ha aprobado el perfil. Debemos inaugurarla antes de fines del próximo año.

— Usted es médico cirujano, pero hoy está en la política como alcalde del distrito más acomodado de Lima y del país. ¿Esta es su cirugía más importante?

Yo creo que estoy haciendo lo que se llama medicina política. La política hoy día necesita que tengamos que escuchar al paciente. Tenemos que saber cuáles son sus síntomas, tenemos que examinarlo, tenemos que hacer un diagnóstico y de ahí emprender una acción. La medicina me ayuda mucho, porque es muy humana. Y la política tiene que ser humana.

— ¿Y qué tan enfermo está San Isidro?

El Perú en general es un paciente crítico.

— Pero San Isidro parece una excepción.

San Isidro no es una isla del país. Lo que tiene es vecinos muy participativos. El año pasado, el 97% de nuestros vecinos ha cumplido con sus obligaciones tributarias. Somos un distrito, desde el punto de vista económico, autosostenible.

— O sea, es un paciente con dinero.

Si comparas a San Isidro con algunos distritos similares de otros países como Polanco (México) o Las Condes (Chile) somos los parientes pobres. Pero sí creo que tenemos la cantidad de recursos necesarios como para cumplir con nuestros vecinos.

— ¿Por qué un médico cirujano con ingresos anuales de S/931 mil (o sea, S/77 mil mensuales, según su declaración ante el JNE) prefiere convertirse en alcalde con un ingreso mensual de S/ 6.500 ¿Qué lo llevó a tomar esa decisión?

Creo que las personas nos tenemos que involucrar en política, que no importa que no haya gente totalmente correcta. Todos los días que sirvo a mis ciudadanos siento que soy el hombre más afortunado de la Tierra.

— ¿Sigue ejerciendo su labor de médico cirujano? ¿Tiene tiempo para ello?

No, ahora, por ley, he pedido licencia. He renunciado. Estoy dedicado en alma, cuerpo y vida a la municipalidad.