El día que desapareció, Carlos Santiago Rodríguez García vestía una casaca azul, una chompa roja con rayas cremas y un jean azul claro . Además, sus rasgos característicos son una cojera en la pierna izquierda y un lunar de carne que sobresale de su rostro, también en la parte izquierda. (Foto: Hugo Pérez)
El día que desapareció, Carlos Santiago Rodríguez García vestía una casaca azul, una chompa roja con rayas cremas y un jean azul claro . Además, sus rasgos característicos son una cojera en la pierna izquierda y un lunar de carne que sobresale de su rostro, también en la parte izquierda. (Foto: Hugo Pérez)
Yasmin Rosas

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Durante los últimos cinco años, Carlos Santiago Rodríguez García (68) se había convertido en un niño frágil. A su esposa Yolanda Hinostroza le decía mamá y a sus cuatro hijos los llamaba hermanos. La enfermedad del le había hecho retroceder a su época de adolescente y vivía en una realidad paralela.

MIRA: Gerson Falla: sentencian a 9 años de cárcel a policía por tortura y muerte de joven

Con la y las restricciones de movilidad también se suspendieron sus paseos y visitas de familiares. Su salud mental se agravó y sus deseos de libertad incrementaron, tanto así que al primer descuido salió de su casa en la urbanización San Carlos de , prendió su moto y siguió un camino que hasta ahora no da muestras de su paradero.

Ese 5 de junio, fue la última vez que su familia lo vio y, desde entonces, han organizado titánicas búsquedas para saber dónde está Carlos Santiago. La familia Rodríguez Hinostroza pasó cuatro meses pegando afiches por distritos de Lima Metropolitana y también llegó hasta Huaral, Huarmey y Chimbote. Además, constantemente realizan campañas virtuales y comparten su caso a través de diferentes medios de comunicación y de servicio público. “Es como buscar una aguja en un pajar”, cuenta su hijo Robert.

Yolanda Hinostroza ha acompañado a Carlos Santiago durante 45 años. Debido a su enfermedad, él la veía como su madre y no se separaba de su lado. Sin embargo, aquel 5 de junio, cogió las llaves de su moto y salió de su vivienda, en la urbanización San Carlos de Comas, con rumbo desconocido. (Foto: Hugo Pérez)
Yolanda Hinostroza ha acompañado a Carlos Santiago durante 45 años. Debido a su enfermedad, él la veía como su madre y no se separaba de su lado. Sin embargo, aquel 5 de junio, cogió las llaves de su moto y salió de su vivienda, en la urbanización San Carlos de Comas, con rumbo desconocido. (Foto: Hugo Pérez)

Uno de miles

Carlos Santiago es una de las 16.730 personas reportadas como desaparecidas en todo el Perú hasta noviembre de este año, de acuerdo a la data que maneja la División de Investigación y Búsqueda de Personas Desaparecidas de la Policía Nacional.

Para el coronel PNP Braulio Fuentes Valle, jefe de dicha división, la desaparición de personas es un problema social y de múltiples aristas. “Hemos visto casos en donde la desaparición de una persona está relacionada con problemas familiares, ambientes hostiles o de violencia. Otro porcentaje, aunque reducido, es a causa de alguna condición mental que hace que las personas se alejen de su lugar de origen. Es difícil tener un perfil del desaparecido o un mapeo de zonas con mayor incidencia, pero lo que sí se sabe es que es una situación por la que cualquier familia puede pasar”, explica.

MIRA: marcha nacional: joven que estuvo desaparecido reaparece y denuncia que estuvo secuestrado por la policía

Además, Fuentes Valle señala a El Comercio que la división cuenta con unos 80 agentes que laboran en Lima y hacen trabajos específicos de seguimiento e investigación en provincias. Y menciona que con miras al 2021 se espera optimizar y descentralizar el sistema de búsqueda e investigación que fue implementado el 15 de octubre, en el marco del decreto de Ley 1428 que busca garantizar y optimizar la atención de denuncias, difusión, búsqueda, ubicación y uso de mecanismos tecnológicos en casos de desaparición, sobre todo para grupos vulnerables.

“Además de los esfuerzos de las autoridades, es importante que que exista un compromiso de la ciudadanía para ayudar a la policía dando información veraz y que ayude a llegar al paradero del desaparecido”, acota Fuentes.

La familia de Carlos Santiago constantemente comparte videos y fotos a través de redes sociales, medios de comunicación y de servicio social. Además, se han agrupado en brigadas para colocar afiches en distritos de la zona norte de la ciudad. (Video: Famila Rodríguez Hinostroza)
La familia de Carlos Santiago constantemente comparte videos y fotos a través de redes sociales, medios de comunicación y de servicio social. Además, se han agrupado en brigadas para colocar afiches en distritos de la zona norte de la ciudad. (Video: Famila Rodríguez Hinostroza)

Desde el mes de octubre hasta el 20 de diciembre entraron 4.740 llamadas a la línea 114, servicio gratuito para orientar y recabar información sobre estos casos, y solo el 9%, es decir 579 llamadas, sirvieron como pista para rastrear y ubicar a desaparecidos.

Desesperación

La familia Rodríguez Hinostroza es una muestra de la poca empatía y solidaridad que existe en nuestro país. Desde junio hasta la fecha han recibido innumerables datos que los han llevado a continuar una búsqueda que no parece cuando acabar, incluso, uno de esos avisos casi termina con el robo del vehículo familiar. “Nos tendieron una trampa y casi nos quitan el carro, pero aún así nosotros continuamos recibiendo la mayor información posible. Nos hemos agrupado en brigadas familiares y mantenemos un contacto constante con la policía”, dice Robert.

A pesar de los desvíos, lo que sí se sabe a ciencia cierta es que Carlos Santiago ha sido visto en tres oportunidades. La primera fue el mismo 5 de junio cerca de las 2:00 p.m. en la zona de el Progreso, en Collique, a la altura del kilómetro 22 de la Av. Túpac Amaru. “Él estaba preguntando cómo llegar a Casma. Hasta ese momento mi esposo seguía con la moto y estaba cerca de la casa”, señala Yolanda, su compañera desde hace 45 años.

MIRA: Junín: buscan a joven desaparecido en laguna Ñahuinpuquio

El segundo avistamiento fue al día siguiente de la desaparición, 6 de junio, en uno de los buses conocidos como “El rápido”, específicamente en la zona de San Pedro de Carabayllo. Y finalmente, el 9 de julio, en la zona de Zapallal, en el distrito de Puente Piedra en donde fue retenido por agentes del serenazgo, quienes lo dejaron ir sin corroborar identidad, estado físico o mental del adulto mayor. “No entendemos cómo lo dejaron ir, si la foto de mi papá estaba en todas las comisarías y ya se había mandado una nota de alerta. Esa fue la última cosa concreta que nos dijeron sobre mi padre”, acota Robert.

Carlos Santiago tiene 68 años, sufre de Alzheimer y es una de las 16.730 personas reportadas como desaparecidas en todo el Perú, según la División de Investigación y Búsqueda de Personas Desaparecidas de la Policía Nacional.  Su familia lo espera desde el 5 de junio, cuando salió de su vivienda en Comas.  (Foto: Hugo Pérez)
Carlos Santiago tiene 68 años, sufre de Alzheimer y es una de las 16.730 personas reportadas como desaparecidas en todo el Perú, según la División de Investigación y Búsqueda de Personas Desaparecidas de la Policía Nacional. Su familia lo espera desde el 5 de junio, cuando salió de su vivienda en Comas. (Foto: Hugo Pérez)

La familia informa que el hombre, próximo a cumplir 69 años este primero de enero, vestía una casaca azul, una chompa roja con rayas cremas y un jean azul claro. Además, sus rasgos característicos son una cojera en la pierna izquierda y un lunar de carne que sobresale de su rostro, también en la parte izquierda.

Las personas que tengan cualquier información pueden llamar a los teléfonos 983 405 794/ 994 277 260/ 989 003 292.

Trabajo multisectorial

El coronel Braulio Fuentes señala que para este tipo de investigaciones es importante interconectar sistemas de videovigilancia. Actualmente, la División de Investigación y Búsqueda de Personas Desaparecidas cuenta con acceso a algunos sistemas de video que permiten monitorear a tiempo real la ciudad y seguir los pasos de personas de interés ante alguna eventualidad.

Sin embargo, en el caso de Carlos Santiago, hasta la fecha no se ha podido acceder a material audiovisual que determine hacia qué parte de fue con la moto. Agentes encargados de la investigación detallaron a este Diario que se han hecho búsquedas por varios distritos de la zona norte de la ciudad y del Callao y que no se ha encontrado ningún dato. Asimismo, que se ha cruzado información con hospitales y morgues, pero que tampoco se ha encontrado ningún perfil que se ajuste al de este hombre.

MIRA: fue secuestrado por Sendero cuando tenía 14 años y 34 años tarde se reencuentra con su familia [suscriptor digital]

Fuentes Valle explica que la meta de la división es poder cerrar acuerdos para acceder a más y mejores herramientas tecnológicas que permitan ubicar a las personas desaparecidas, como por ejemplo, optimizar el Sistema de Mensajería de Alerta Temprana de Emergencia (Sismate). Además de trabajar con con otros sectores como los ministerios de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Justicia y Derechos Humanos y Transportes y Comunicaciones.

Y otro de los objetivos es sincerar las cifras y poder tener data específica sobre las desapariciones y las denuncias resueltas. “Tenemos un gran porcentaje de denuncias por desaparición de adolescentes entre 12 y 17 años (7.233 mujeres y 1.678 hombres) y en muchos de estos casos, la experiencia nos dice que ellos y ellas se escapan de sus casas por un tiempo breve, aquí es importante que la familia avise a las autoridades. En otros casos, hay problemas técnicos de conexión entre comisarías y eso solo nos permite tener datos muy generales”, detalla fuentes.

De acuerdo con la data consignada por la División de Investigación y Búsqueda de Personas Desaparecidas desde enero hasta el 16 de diciembre, del total de 551 denuncias que se pusieron directamente en su dirección se lograron resolver con éxito 480 casos.

Para tomar en cuenta

  • No es necesario esperar que transcurran 24 ni 48 horas para poner una denuncia por desaparición. La Policía tiene el deber de atender en cualquier momento y garantizar la atención de estas denuncias.
  • En el caso de niños, niñas, adolescentes, y mujeres víctimas de violencia se emite, por 72 horas, una Alerta de Emergencia, un documento que tiene como finalidad la máxima difusión de los datos del desaparecido.
  • En otros casos, junto con la denuncia policial se emite una Nota de Alerta, un documento permanente, que es el resumen de la denuncia policial.
  • Toda la información y data sobre casos de desaparición la puedes encontrar en el portal web .

TE PUEDE INTERESAR