Módulos Temas Día

Más en Sucesos

Las 'catacumbas' de Gamarra: crónica de una bomba de tiempo [VIDEO]

A diferencia de los peligrosos depósitos de Las Malvinas y Mesa Redonda, en Gamarra la informalidad y la explotación están bajo tierra, en sótanos convertidos en trampas mortales

gamarra

En el último sótano, donde no ingresa un solo rayo de luz, hay un irrespirable olor a excremento y orina. (Video: Bryan Albornoz)

Habían estado cavando como topos durante dos años. El enorme socavón que une la calle Antonio Bazo y el pasaje Sebastián Barranca, atraviesa por el subsuelo toda una manzana de Gamarra y tiene tres niveles subterráneos que, hasta hoy por la mañana, estaban en plena construcción.

Como un precario campamento minero, las paredes aún permanecen sostenidas por palos y tablas y las precarias escaleras aún son planchas de madera. En el último sótano, donde no ingresa un solo rayo de luz, hay un irrespirable olor a excremento y orina que sale de una tubería que se habría roto en pleno trabajo de albañilería. 

Lo que la prensa difundió -no lo "reveló" porque es difícil que las autoridades no lo hayan podido notar en tanto tiempo- estaba destinado a ser una enorme galería comercial subterránea instalada sin autorización bajo los pies de miles de personas que a diario van a Gamarra. Al momento de la intervención, seis obreros trataban de esconderse de las cámaras: jóvenes de entre 18 y 25 años que operaban sin casco, arnés, guantes ni protección nasal. Un sismo o un incendio los habría enterrado en estas 'catacumbas'.

"La historia es la de siempre: se ejecuta la ilegalidad, los responsables son multados, por falta de una orden judicial las autoridades no pueden impedir las obras y continúa la ilegalidad hasta que el derecho de posesión del subsuelo se convierta en derecho de propiedad", denuncia Diógenes Alva, dirigente de Gamarra. Todo ello, a costa de poner en riesgo a un grupo de trabajadores y albañiles que trabajaron sin derechos laborales.

Al momento de la intervención, el martes a mediodía, los jóvenes albañiles almorzaban sentados en bancas antes de continuar con su faena, despreocupados. Para este momento, ya deben haber retomado su trabajo.

Diógenes Alva arroja pistas sobre el presunto responsable de esta ilegal construcción. Según el dirigente del emporio, el dueño de la galería donde se construyen estos sótanos es Carlos Guevara, familiar en segundo grado de Jorge Guevara, ex gerente de fiscalización de la Municipalidad de La Victoria y actualmente representante del área de Rentas. 

La multa por construir esta bomba de tiempo en el subsuelo de Gamarra fue de apenas 1.200 soles, ni a la tercera parte de una UIT, lo que un empresario del emporio podría recuperar en apenas algunas horas.

Silvia Olivarría Fleming, gerenta de desarrollo urbano de La Victoria, dice que habría más túneles similares en el emporio comercial pero que no puede revelar dónde están. También dice que -luego de dos años de iniciarse la construcción de estos sótanos- recién ahora "procederá a intervenir con la procuraduría para impedir que se siga ejecutando". 

Tags Relacionados:

Gamarra

Incendio

Las Malvinas

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada