Módulos Temas Día

Combatiendo la reclusión con educación [CRÓNICA]

Más de 300 internos del Centro Penitenciario del Callao se inscribieron el año pasado en el programa Educación Básica Alternativa.

Hace nueve años, Michel Millán Bravo fue detenido en el aeropuerto internacional Jorge Chávez cuando intentaba abordar con drogas un avión. Fue condenado a 18 años de cárcel por narcotráfico.

En ese momento, comentó, sintió que su vida terminaba, pues dejaría de ver a sus tres hijos por casi dos décadas. “Pensé que ya no tenía motivos para vivir, pero decidí mantenerme ocupado y comencé a estudiar”, contó.

Michel recibió ayer de manos del ministro de Educación, Idel Vexler, un diploma tras haber obtenido el primer lugar del ciclo avanzado del Centro de Educación Básica Alternativa (CEBA) del penal del Callao, antes Sarita Colonia.

“Mis hijos están orgullosos de mí. Ahora quiero continuar con otros estudios, trabajar y apoyar a mi familia, que son el motor de mi esfuerzo”, dijo Michel.

“La formación es más valiosa cuando se realiza en condiciones adversas. Ellos tienen un deseo de superación permanente”.

Idel Vexler
Ministro de Educación

—Educar para reformar—
Junto a Michel, durante el 2017, otros 314 internos del penal del Callao se inscribieron en el programa Ceba y 192 en el Centro de Educación Técnico Superior (Cetpro), donde pueden aprender especialidades como carpintería, hostelería y cerámica.

Para el ministro Vexler, estos números reflejan el deseo de los internos por reivindicar su pena y no cometer los mismos errores que los llevaron hasta una situación de encierro.

“Saludo a los estudiantes de la educación alternativa. La formación es más valiosa cuando se realiza en condiciones adversas. Ellos tienen un deseo de superación permanente”, dijo el titular de Educación.

Erasmo Vargas Montoya, subdirector de Educación Penitenciaria del INPE, resaltó la importancia de talleres educativos y técnicos como parte de la reinserción social de los reclusos.

“La educación es parte fundamental de las personas, pero no solo las ayuda a que puedan encontrar un mejor trabajo al salir de la reclusión. Hemos observado que hay una mínima tasa de reincidentes si pasaron previamente por alguno de los talleres”, aseguró Vargas.
Según datos del Instituto Nacional Penitenciario (INPE), el año pasado 9.088 internos se inscribieron en el programa CEBA.

Asimismo, 10.146 reclusos participaron en los talleres de los Cetpro de los 69 centros penitenciarios del Perú. Para culminar los talleres de los centros de educación técnica, los internos deben aprobar cuatro módulos de 300 horas cada uno. “Esto no solo los ayuda a conocer oficios, sino que les genera un ingreso económico mientras terminan su condena”, dijo Vargas.

“Hemos observado que hay una mínima tasa de reincidentes si pasaron previamente por alguno de los talleres”.

Erasmo Vargas Montoya
Funcionario del INPE

Por otro lado, 115 internos se inscribieron en los cursos de educación superior a distancia. Además, hay 159 niños, hijos de reclusas, que llevan cursos de educación inicial.

—Reconocimiento—
En la ceremonia de reconocimiento, también estuvieron el ministro de Justicia, Enrique Mendoza Ramírez, y el presidente del INPE, Carlos Vásquez Ganoza.

Durante el evento, más de 200 reclusos del pabellón de mínima observación mostraron cinco coreografías. Además, 70 internos presentaron un espectáculo musical. Ellos pertenecen al programa Orquestando, del Minedu.

Desde setiembre reciben clases de música coral e instrumental.
Estos reclusos ensayaron durante más de un mes bajo las recomendaciones de los educadores Jonathan Gómez y Percy Trujillano.

Tags Relacionados:

Penal Sarita Colonia

inpe

Callao

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada