(Sanipes)
(Sanipes)
Óscar Paz Campuzano

A principios de este mes, el Organismo Nacional de Sanidad Pesquera () alertó que un lote de 44.400 de caballa contaminadas con gusanos había ingresado a nuestro país proveniente de China. Más de 20 mil de estas latas iban a ser distribuidas a escolares del programa Qali Warma, en la región San Martín.

La historia de estas miles de latas en mal estado comenzó a desenmarañarse en esta región selvática a fines de octubre. Antes de distribuir el alimento en las escuelas, personal de Qali Warma abrió algunas unidades y encontró los parásitos. Inmediatamente notificaron a Sanipes, la entidad adscrita al Ministerio de la Producción que debe garantizar la sanidad de este tipo de productos.

Con la alerta hecha, expertos de esta entidad viajaron a San Martín y abrieron 47 latas: casi todas estaban contaminadas. Se procedió a inmovilizar todo ese lote de 44.400 conservas importado desde el país asiático por Distribuidora Buenasventas, con sede en Chanchamayo (Junín). Poco más de la mitad de ese cargamento, que no había sido vendido a Qali Warma, se encontraba en los almacenes de la empresa en Huánuco, Tingo María y Tarapoto.

—¿Quién lo permitió?—
La empresa china que envió al Perú este lote de conservas se llama Tropical Food Manufacturing (Ningbo) Co. Ltd. El mencionado envío se hizo en abril y no ha sido el único en el año. Entre enero y octubre, esta empresa china especializada en la producción de conservas ha enviado al Perú un total de 39 embarques.

Las empresas que importan productos como las conservas de pescado están obligadas a contratar un laboratorio que certifique el buen estado del alimento. Distribuidora Buenasventas contrató a Certificaciones del Perú (Cerper). Este laboratorio acreditado le dio luz verde a las 44.400 conservas en las que luego se encontraron los gusanos.

Según su gerente general, José Antonio Chávarri, el análisis encargado cumplió con los procedimientos establecidos, según el método de inspección sensorial, y no encontraron parásitos.
Sin embargo, el director de Sanipes, Ernesto Bustamante, dijo: “Es un error grosero que pone en duda que el laboratorio haya abierto las latas para verificar su contenido”. Por estos hechos, la semana pasada, Sanipes canceló la autorización por dos años a este laboratorio.

Para Bustamante, la autoridad sanitaria de China es también parcialmente responsable porque estos productos llegaron al Perú certificados por esta entidad. Por ello, a través de la cancillería, el Perú envió ayer una alerta sanitaria internacional a la Administración General de Supervisión de Calidad, Inspección y Cuarentena de la República Popular China.

—Un gran lío—
El problema es aun complicado. Como se dijo, este año la empresa china hizo al Perú 39 embarques, todos estos fueron supervisados por Cerper. Uno de ellos corresponde al lote contaminado. Un segundo envío de 140 mil conservas, también para Distribuidora Buenasventas, fue inmovilizado por Sanipes. Son en total unas 200 mil latas que están bajo custodia de esta entidad.

Hay miles de latas de los otros 37 envíos de la empresa china –aún por analizar– que se encuentran circulando en bodegas, tiendas de abarrotes, mercados y supermercados. Esta semana, Sanipes prohibió en el país la venta de conservas fabricadas por Tropical Food Manufacturing e instó a la población a que no compre estos enlatados. Indecopi verifica que se cumpla esta disposición.


Lee también...