(Foto: Facebook)
(Foto: Facebook)
Redacción EC

La Contraloría General de la República advirtió este lunes sobre algunos riesgos en el proceso de licenciamiento institucional de la Universidad Nacional de Educación Enrique Guzmán y Valle La Cantuta, lo que podría dificultar a la comunidad estudiantil por el eventual cierre de esta casa de estudios.

Según informe de Acción Simultanea N°009-2018-OCI/0224-AS, dos hechos comprometen a esta universidad, respecto al proceso que se desarrolla ante la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu).

El primer punto gira en torno a la demora e incumplimiento de la entrega de información para implementar los indicadores de calidad. “Los problemas que limitan el Licenciamiento se deben a que las Facultades y dependencias responsables de la Universidad no cumplen con presentar sus informes y regularización de planes de estudio”, señala el organismo, recalcando desinterés, pasividad y falta de identificación institucional.

Por otro lado, también se señala dilación en el cumplimiento de las condiciones básicas de calidad relacionados a los objetivos académicos, grados y títulos, planes de estudios; infraestructura y equipamiento adecuado, personal docente calificado, líneas de investigación, entre otras. La Cantuta tiene plazo hasta el 29 de octubre para presentar la documentación que acredite la ejecución y cumplimiento del Plan de Adecuación, ante la Dirección de Licenciamiento de la Sunedu.

Fuentes de la universidad informaron a este Diario que se cumplirá con el plazo establecido. Hasta el momento se tendría cubierto el 90% de avance respecto a los índices de calidad requeridos por la Sunedu y el restante sería sobre asunto de infraestructura.

Hay alrededor de 10 mil estudiantes en pregrado y postgrado que se podrían ver afectados debido al cierre de esta universidad. Por otro lado, hasta la fecha solo la Universidad Orval no ha calificado para la licencia y deberá cerrar.