El felino hembra era utilizado como atracción para los turistas y se cobraba dinero para tomarse fotos con este ejemplar en Chanchamayo, Junín. Cuando encontraron al animal estaba deshidratado y en malas condiciones físicas. El Serfor junto a la Policía Nacional del Perú intervinieron a las personas que lucraban con estos animales y los decomisaron. (Foto: Reserva Ecológica Taricaya)
El felino hembra era utilizado como atracción para los turistas y se cobraba dinero para tomarse fotos con este ejemplar en Chanchamayo, Junín. Cuando encontraron al animal estaba deshidratado y en malas condiciones físicas. El Serfor junto a la Policía Nacional del Perú intervinieron a las personas que lucraban con estos animales y los decomisaron. (Foto: Reserva Ecológica Taricaya)
Claudia Sovero Delgado

En el Perú hay 143 centros que albergan a animales silvestres, como zoológicos y zoocriaderos. De esa cantidad hay 121 centros de rescate de animales que fueron víctimas del tráfico ilegal. Hasta febrero de este año se calcula que los centros de rescate tienen a más de 60 mil animales a su cargo.

El director ejecutivo del Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre, Alberto Gonzales-Zúñiga Guzmán, informó que ha solicitado al Ministerio de Agricultura y Riego (Minigri) un presupuesto de 300 mil soles mensuales para los centros de rescate de tráfico ilegal, ya que estos vivían de los ingresos por el turismo.

“Es una situación bastante crítica. El ingreso que reciben por las personas que visitan estos centros es fundamental. Y todo parece indicar que el retorno a la normalidad será muy gradual. Nosotros como autoridad tenemos dos caminos para buscar una solución: solicitar presupuesto adicional al Minagri, sector al que pertenecemos, lo cual esperamos que se concrete hoy, y una campaña a nivel nacional e internacional, que empezamos el miércoles, para las personas que estén dispuestas a donar”, precisó a este Diario.

Desde que inició el estado de emergencia, debido a la pandemia del , los establecimientos que los albergan permanecen cerrados. El 90% de los animales no pueden ser liberados en la selva, ya que llegaron siendo crías, luego de que sus madres fueran cazadas por traficantes de animales ilegales.

En la actualidad, cada año se decomisa en el Perú alrededor de 4.000 especímenes vivos de fauna silvestre del mercado ilegal, que requieren ser atendidos, debido a las pésimas condiciones sanitarias en las que se encuentran (heridos, deshidratados o con lesiones dérmicas).

-"Ellos también nos necesitan"-

La campaña “Ellos también nos necesitan” busca la solidaridad de la población, instituciones y empresas con el objetivo de recaudar fondos, a través de las cuentas bancarias en soles 191-98302549-0-02 (Banco de Crédito del Perú - BCP) y dólares 191-98302554-1-07 (Banco de Crédito del Perú – BCP), que serán destinados a la alimentación y el cuidado de los animales silvestres ubicados en los centros de cría.

(Foto: Reserva Ecológica Taricaya)
(Foto: Reserva Ecológica Taricaya)

Alberto Gonzales-Zúñiga precisó que hay 61.185 especies de animales en los centros. Solo el Parque Zoológio de Huachipa tiene alrededor de 1.000 animales y el Parque de las Leyendas otros 1.500. “El tráfico ilegal es la segunda causante de destruir la biodiversidad en el mundo. En los cálculos que hemos hecho nosotros, de cada 10 animales que capta un traficante en el bosque solo uno llega vivo a la ciudad".

Serfor indicó que de los delitos ambientales que se comente, los más frecuentes son la tala ilegal, la minería ilegal, el tráfico de la fauna, de cultivos y de tierras. “La actividad del Minagri debería ser mucho más activa respecto a la fauna. Se requieren más recursos para enfrentar este tipo de criminalidad que está aumentando. Deberíamos encargarnos más de los animales”, resaltó Gonzales-Zúñiga.

-La situación en los centros-

Fernando Rosemberg, director de la reserva ecológica de Taricaya en Puerto Maldonado desde hace ocho años, contó a este Diario como están viviendo la cuarentena y cuál es la situación del lugar.

“Nos gusta el trabajo que hacemos todos los días y sé que en este momento los animales no son la prioridad para muchas personas. El gobierno está tomando decisiones difíciles, hay tantos problemas, incluso hay mucha gente que no entiende nuestro trabajo y nos piden que los liberemos, pero no es fácil hay protocolos", explicó.

En la reserva hay tres osos de anteojos, un puma, 35 monos, entre maquisapas y aulladores, diez guacamayos, un tapir y varias pavas. “En total tenemos 63 animales silvestres, todos de patrimonio nacional, y la mayoría son residentes”, anota.

“Justo antes de que empezara (la emergencia) conseguimos una donación de paneles solares, que nos ayuda a tener luz en las noches y las dos refrigeradoras, esto nos ahorra dinero para combustible del generador. También me han donado una malla de pescar, ahora lo que pescamos es para que coman los animales. Antes comprábamos todo, nosotros tenemos un gasto de 17 mil soles mensuales. Yo tengo ahorros que me dan para un mes y medio. Tengo 35 mil soles, estoy ahorrando cada centavo en centavo, porque no tengo más”, dijo preocupado.

La reserva ecológica de Taricaya es uno de los pocos lugares que tiene un programa de rehabilitación del mono araña. Sin embargo, Rosemberg cuenta que no todos pueden ser rehabilitados debido a problemas físicos. Los animales llegan muy pequeños, con dos o tres meses, o un año de vida.

“Demos tenerlos durante tres años, que socialicen como familia con los otros de su especie, porque no pueden ser liberados de manera individual. Antes de irse, debemos hacerles exámenes finales, porque si los soltamos y tiene alguna enfermedad es peligro para el resto de animales. Además, hay que hacerles un monitoreo”, continúa.

En la reserva hay 15 practicantes extranjeros que no pueden retornar a su país aún, un veterinario residente y seis voluntarios que se encargan de la limpieza y de darle de comer a los animales.

-¿Hay cura para el COVID-19?-

Aún no existen pruebas de que alguna vacuna o medicamento pueda prevenir o curar la enfermedad. Sin embargo, los afectados deben recibir atención de salud para aliviar los síntomas; y si el paciente está grave, deberá ser hospitalizado.

La OMS coordina esfuerzos para encontrar la cura contra este nuevo coronavirus que ha acabado con la vida de miles de personas.

-¿Cuánto dura el período de incubación del COVID-19?-

Primero hay que entender que el período de incubación es el tiempo que transcurre entre la infección por el virus y la aparición de los síntomas de la enfermedad.

De acuerdo con estimaciones, el periodo de incubación del COVID-19 oscila entre 1 y 14 días, y en general se sitúa en torno a los cinco días.

Por el momento se continúan analizando y actualizando estos datos para tener una información más precisa y detallada.

VIDEO RECOMENDADO

Coronavirus en Perú: el drama de cientos de personas que intentan llegar a pie sus lugares de origen