A la fecha el Minsa ha informado que hay 37.218 muertos por el COVID-19 en el país, a diferencia de las regiones que contabilizan más de 51 mil fallecidos. (Foto: Reuters)
A la fecha el Minsa ha informado que hay 37.218 muertos por el COVID-19 en el país, a diferencia de las regiones que contabilizan más de 51 mil fallecidos. (Foto: Reuters)
Fernando Alayo Orbegozo

Periodista de la sección Nacional

fernando.alayo@comercio.com.pe

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Apenas unos días después de haber asumido el cargo, en julio pasado, la ministra Pilar Mazzetti reconoció ante el país que existía un desfase entre las cifras de fallecidos por el y los casos confirmados que reportaba el Ministerio de Salud (Minsa) y aquellas que registraban las diferentes direcciones regionales (Diresa) y gerencias regionales (Geresa) encargadas del tema sanitario.

MIRA: Gremio de medicina intensiva: “No es necesaria una segunda ola en Perú, un pico de casos colapsará [las camas UCI]”

En ese momento, también admitió que los reportes de cada región que los proporcionados de manera centralizada por el Minsa, ya que estos eran “muy simples y se hacen en sistemas informáticos muy sencillos que jalan toda la información”. Sin embargo, hacia diciembre el desfase se disparó; y las Diresa, Geresa y Direcciones de Redes Integradas de Salud (Diris) de Lima contabilizan –como total acumulado– casi el doble de muertos y personas diagnosticadas que el Ejecutivo en su registro oficial.

Desfase muy significativo

Este martes el Minsa informó que el Perú del COVID-19 (1′000.153 diagnosticados a la fecha) desde que se reportó al primer paciente, en marzo. Pero este número es prácticamente la mitad de lo que, en suma, han reportado las 25 instancias regionales y las cuatro direcciones sanitarias capitalinas: 1′968.236, según los estudios realizados .

De acuerdo con el informe elaborado por este equipo de científicos e ingenieros computacionales y de datos, el desfase de diagnosticados –que actualmente alcanza el 196,8% (968.083 no contabilizados por el ministerio)– se empezó a disparar hacia fines de junio e inicios de julio, cuando la ministra Mazzetti asumía el cargo y admitía que los números de las regiones eran más precisos que los del sector.

En rojo, la curva de casos confirmados del COVID-19 basada en cifras oficiales del Minsa. En azul, el acumulado de los reportes emitidos por las Diresa, Geresa y Diris. El desfase actual es de 197%. (Fuente: Open-Covid Perú)
En rojo, la curva de casos confirmados del COVID-19 basada en cifras oficiales del Minsa. En azul, el acumulado de los reportes emitidos por las Diresa, Geresa y Diris. El desfase actual es de 197%. (Fuente: Open-Covid Perú)

Las diferencias son más notorias en regiones como Arequipa (desfase de 100.098 casos confirmados entre la Diresa y el Minsa), Cusco (51.785), Loreto (37.317), Piura (34.666), La Libertad (34.491), Junín (29.816), Ica (28.458) y Cajamarca (24.999). En Lima Metropolitana, el desfase acumulado de las cuatro Diris (Lima Centro, Lima Norte, Lima Sur y Lima Este) llega a 412.302.

Esta situación es similar en el registro de fallecidos. Mientras el Minsa informó este martes que el número de muertos por el COVID-19 llegaba a 37.218 en el ámbito nacional, la cifra acumulada por las Diresa, Geresa y Diris es de 51.386 víctimas mortales, según . Es decir, existe un desfase del 138% (14.168 no contabilizados por el ministerio).

En rojo, la curva de fallecidos del COVID-19 basada en cifras oficiales del Minsa. En azul, el acumulado de los reportes emitidos por las Diresa, Geresa y Diris. El desfase actual es de 138%. (Fuente: Open-Covid Perú)
En rojo, la curva de fallecidos del COVID-19 basada en cifras oficiales del Minsa. En azul, el acumulado de los reportes emitidos por las Diresa, Geresa y Diris. El desfase actual es de 138%. (Fuente: Open-Covid Perú)

En el rubro de fallecidos, las diferencias más significativas entre el Minsa y las instancias regionales se encuentran en Callao (desfase de 2.436 muertos), La Libertad (1.589), Loreto (1.460), Lambayeque (819), Ucayali (799), Cusco (781), Arequipa (743), Ica (697), Piura (629) y Junín (567).

Pocas explicaciones

En julio, la ministra Mazzetti ensayó una respuesta sobre por qué ocurría esta diferencia que hoy es tan significativa: que el Minsa registra únicamente a los fallecidos que han estado hospitalizados y bajo vigilancia de la institución. Asimismo, explicó que una de las causas del desfase –entre los meses de abril y mayo– era que el personal de salud “estaba enfermo o estaba ocupado en otras cosas” y no reportaba adecuadamente.

“En mayo ya nos fuimos dando cuenta que habían discrepancias entre las cifras que nosotros registramos en el CDC (Centro Nacional de Epidemiología, Prevención y Control de Enfermedades) y las cifras que publicaban las regiones en sus páginas web”, dijo Mazzetti a fines de julio, .

MIRA: Francisco Sagasti brindó detalles sobre las vacunas contra el COVID-19 y protestas en el país

El Minsa había convocado entonces a un grupo de expertos para que evalúen lo reportado en el Sistema Informático Nacional de Defunciones (Sinadef) –donde se registran los fallecimientos por cualquier causa– y en los registros regionales y locales. Producto de ese sinceramiento se agregaron por el COVID-19 (3.688 en julio y 3.688 en agosto) al reporte oficial del Estado Peruano.

En noviembre, César Cárcamo, miembro del Grupo Prospectiva que asesora al ministerio, que 76 mil peruanos “podrían haber fallecido” debido a la pandemia. Sin embargo, a la fecha no se ha realizado un nuevo ajuste en los números oficiales. Este Diario pidió al Minsa las explicaciones sobre el desfase actual en las cifras de fallecidos y casos confirmados, pero al cierre de la nota no hubo respuesta.

El 25,3% de la población de Lima y Callao estaría infectada de COVID-19, según el estudio de prevalencia difundido por el Minsa. (Foto: Anthony Niño de Guzmán/GEC)
El 25,3% de la población de Lima y Callao estaría infectada de COVID-19, según el estudio de prevalencia difundido por el Minsa. (Foto: Anthony Niño de Guzmán/GEC)

“Trabajan a ciegas”

Para Ragi Burhum, científico computacional e integrante del equipo de Open-Covid Perú, el Minsa y la ministra Mazzetti tienen que explicar por qué la diferencia es casi del doble en cuanto a los diagnosticados y también bastante amplia respecto a los fallecidos. Sobre todo, dijo, porque no se pueden elaborar políticas públicas adecuadas según el territorio “con números tan poco confiables”.

“Han estado trabajando a ciegas. Por ejemplo, las cuarentenas focalizadas no estaban basadas en las cifras. No tenían un razonamiento lógico que solo dan las métricas; no se justificaba que ciertas áreas mantengan el confinamiento. Teníamos regiones, distritos y provincias cerradas, cuando solo un par de localidades en esos ámbitos realmente requerían el encierro. El manejo ha sido muy malo”, dijo el especialista y autor del artículo .

MIRA: Gremio de medicina intensiva: “No es necesaria una segunda ola en Perú, un pico de casos colapsará [las camas UCI]”

Burhum explicó que, de acuerdo con los reportes monitoreados por su equipo, no se puede descartar la posibilidad de una segunda ola de contagios cuando existen localidades que . Por ejemplo, dijo, en el distrito de Chiclayo (Lambayeque) hubo 301 casos nuevos del COVID-19 durante la semana del 7 al 14 de diciembre, lo que allí representa una tasa de 108 casos por cada 100 mil habitantes. En Napo (Loreto), el índice en el mismo periodo es de 411 casos por cada 100 mil habitantes.

“Presentan un brote grande de contagios. En Alemania y otros países, cuando sobrepasas la tasa de 80 casos por cada 100 mil habitantes están en rojo y les genera una gran preocupación. Aquí hablamos de números más significativos. Esto también se ve en localidades como Nuevo Chimbote (Áncash), Amarilis (Huánuco), Ilo (Moquegua), Paita (Piura) y en la misma Arequipa. Se tienen que tomar acciones inmediatas”, concluyó.

VIDEO RECOMENDADO

Pilar Mazzetti anunció que vacunas de Covax Facility llegarían en el primer trimestre del 2021
Pilar Mazzetti anunció que vacunas de Covax Facility llegarían en el primer trimestre del 2021