Según cifras del Minsa, hay 580 personas con coronavirus (COVID-19) en el Perú. (Joel Alonzo / GEC)
Según cifras del Minsa, hay 580 personas con coronavirus (COVID-19) en el Perú. (Joel Alonzo / GEC)
Gladys Pereyra Colchado

En tiempos de no hay espacio para el adiós. No, al menos como lo conocíamos. Las estrictas medidas de aislamiento social obligatorio para evitar los contagios de incluyen un tratamiento especial para los muertos y, con ello, para sus deudos.

De acuerdo con el protocolo elaborado por el Ministerio de Salud (Minsa), los cuerpos de las víctimas de este nuevo virus son cremados en menos de 24 horas de producida la muerte, no hay velorio posible y las cenizas son entregadas a quien lo solicite.

La , para el manejo de cadáveres por COVID-19, publicada el último lunes a través de la resolución ministerial N° 100-2020-MINSA, precisa que la cremación tiene como propósito evitar el “peligro de diseminación que ponga en riesgo a la salud pública". “Las altas temperaturas eliminan todo elemento viral y bacteriano que pueda contagiar a terceros al momento de transporte o la ceremonia fúnebre. Las cenizas ya no tienen rastro de la enfermedad”, explicó hace unos días a este Diario el doctor Manuel Espinoza, médico infectólogo del Instituto Nacional de Salud (INS).

Antes de la publicación de dicha directiva, el Minsa tomaba en cuenta el documento técnico Atención y manejo clínico de casos de COVID-19 escenario de transmisión focalizada, que no precisaba qué iba a pasar con las cenizas. No obstante, ahora sí especifica que las familias tendrán acceso a las mismas solo 24 horas después de la cremación.

“Luego de la incineración, a todas las familias se les entregará las cenizas para que puedan acompañar a sus seres queridos”, dijo el lunes el ministro de Salud, Víctor Zamora, en conferencia de prensa junto al presidente de la República, Martín Vizcarra.

Sin embargo, hasta ahora, no en todos los casos ha sido así. A la fecha, once pacientes de COVID-19 han muerto en el país. En la mayoría de los casos las identidades se han mantenido en reserva; pero se sabe que una de las víctimas es un ciudadano mexicano que llegó al Cusco para hacer turismo y murió el último martes en dicha región. Su viuda, no recibirá las cenizas ni estas podrán salir de la región, por disposición de la Dirección Regional de Salud (Diresa) de Cusco. El médico Pablo Grajeda, jede de Inteligencia Sanitaria de la Diresa, sostuvo en conferencia de prensa que así lo dispone el protocolo del Minsa. No obstante, dicho documento precisa que “no se debe trasladar cadáveres fuera de la provincia donde ocurrió el fallecimiento”, pero no dice lo mismo sobre las cenizas.

Personal que atiende casos de coronavirus COVID-19 utiliza equipos de protección especial. (Foto: Minsa)
Personal que atiende casos de coronavirus COVID-19 utiliza equipos de protección especial. (Foto: Minsa)

Melissa Valdivia, colaboradora de El Comercio en Cusco, confirmó que hasta ayer las cenizas se encontraban en el crematorio.

Dos personas por familia

En medio de protocolos de extremo cuidado para evitar contagios, ¿hay espacio para la despedida?

La Directiva Sanitaria Nº 087 establece las pautas para el manejo de cuerpos desde la muerte, traslado, hasta la cremación. Solo en lugares donde no hubiera crematorio se procederá a la inhumación (entierro) con las medidas de bioseguridad descritas. Además, se especifica el procedimiento exacto para el manejo del cuerpo, el tipo de solución se utiliza para la limpieza del hospital, mortuorio, vivienda o lugar donde se encuentre el cadáver; así como los equipos de protección adecuados para el personal encargado de dichas tareas.

Pese a ser un documento técnico, tiene un apartado que toma en cuenta a los deudos. En las disposiciones específicas se menciona que, antes de proceder con la preparación y traslado del cadáver de la sala de aislamiento de la unidad de cuidados críticos del hospital, podrá permitirse el acceso, a una distancia no menor de 2 metros lineales, únicamente de dos familiares directos “para visualizar el cadáver como apoyo del duelo”. Sin embargo, no se permitirá dicho acceso “si ello significa peligro para los familiares o para el personal de salud”. Lo que sí no tiene ninguna posibilidad de realizarse es el contacto físico con el cuerpo, ni con superficies u otros enseres del entorno o cualquier otro material que pudiera estar contaminado.

Para el psicólogo clínico Esteban Duarte la importancia de la despedida radica en que con ella se puede iniciar el proceso de duelo ante la pérdida de un ser querido, más aún en condiciones de ansiedad y estrés por la incertidumbre respecto a una nueva pandemia.

En un país como Perú, donde la religión católica tiene un espacio importante en la población, la despedida se realiza generalmente a través de los velorios, entierros o cremaciones tradicionales. “Son ritos donde hay un afianzamiento social con familiares y allegados del difunto y se hace el planteamiento realista de la pérdida como tal”, dijo a El Comercio.

Por ello, considera necesario que, después de la cuarentena, se realicen ciertas ceremonias, impulsadas incluso por el mismo Gobierno, para un despido con el que la gente se identifique y participen miembros de la familia o amigos separados por el aislamiento obligatorio. “Estas ceremonias son imporantes para que se pueda pasar a un duelo sano. De lo contrario se puede dar cabida a ciertos procesos truncados que conllevan a un duelo patológico, en el cual la persona se arraiga en el dolor”, enfatizó.

El Minsa cuenta con la línea 113 para atender todo tipo de consulta médica relacionada con el coronavirus, incluidas sobre salud mental, para poder manejar cuadros de depresión y la ansiedad.

Más datos:

  • Si la persona fallecida cuenta con un seguro de salud, el financiamiento para su cremación o inhumación será asumido por la Institución Administradora de Fondos de Aseguramiento (IAFAS) públicas o privadas al que pertenece la persona fallecida.
  • Para el caso de personas en condición de indigencia que haya fallecido por COVID-19 y no cuenten con un seguro de salud, el financiamiento será asumido por el Seguro Integral de Salud (SIS), quien realizará las acciones administrativas y financieras que correspondan.
  • La Directiva Sanitaria Nº 087 precisa que la necropsia no procede, excepto “cuando hay evidencia de un acto criminal”, debiendo el profesional de la salud dar cuenta al Ministerio Público para que la autorice. De ser así, esta se realizará con los cuidados exigidos y con el número mínimo necesario de participantes.

¿Qué es la covid-19?

La covid-19 es la enfermedad infecciosa que fue descubierta en Wuhan (China) en diciembre de 2019, a raíz del brote del virus que empezó a acabar con la vida de gran cantidad de personas.

El Comité Internacional de Taxonomía de Virus designó el nombre de este nuevo coronavirus como SARS-CoV-2.

¿Cuáles son los síntomas del nuevo coronavirus?

Entre los síntomas más comunes del covid-19 están: fiebre, cansancio y tos seca, aunque en algunos pacientes se ha detectado dolor corporal, congestión nasal, rinorrea, dolor de garganta y diarrea. Estos malestares pueden ser leves o presentarse de forma gradual; sin embargo, existen casos en los que la gente se infecta, pero no desarrolla ningún síntoma, precisó la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Además, la entidad dio a conocer que el 80 % de personas que adquieren la enfermedad se recupera sin llevar un tratamiento especial, 1 de cada 6 casos desarrolla una enfermedad grave y tiene dificultad para respirar, la gente mayor y quienes padecen afecciones médicas subyacentes (hipertensión arterial, problemas cardiacos o diabetes) tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave y que solo el 2 % de los que contrajeron el virus murieron.

VIDEO RELACIONADO

Presidente de la República, Martín Vizcarra, anunció que se ampliará el estado de emergencia por 13 días calendario, es decir, hasta el domingo 12 de abril.

Coronavirus en Perú: Martín Vizcarra amplió estado de emergencia (26/03/20)

TE PUEDE INTERESAR