La Defensoría pidió que el transporte público no se convierta en el nuevo foco de contagio del COVID-19. (Foto: Lino Chipana / GEC)
La Defensoría pidió que el transporte público no se convierta en el nuevo foco de contagio del COVID-19. (Foto: Lino Chipana / GEC)

La Defensoría del Pueblo expresó su preocupación por la ley aprobada en el Congreso de la República que autoriza el transporte en autos colectivos en las regiones del Perú, salvo Lima y Callao.

A través de un comunicado, la entidad manifestó que este escenario podría generar una mayor congestión vehicular y otras externalidades ambientales, económicas y sociales en diversas ciudades del país.

Alertó que si las normas nacionales o locales permiten que las personas se movilicen sin la distancia mínima necesaria, aumentará rápidamente la propagación del coronavirus, empeorando la situación actual de más de 155 mil casos confirmados de COVID-19 en el país, en un escenario de reanudación progresiva de las actividades.

“La norma, que propone un régimen temporal de 4 años, a fin de habilitar la prestación del servicio de transporte terrestre de pasajeros interprovincial e interregional con automóviles de hasta 8 pasajeros, no considera restricciones para las regiones, provincias, ciudades o rutas, donde ya existe el servicio de transporte con unidades de mayor tamaño, en cuyo caso la oferta del servicio en autos colectivos agravaría también el problema de congestión vehicular”, detalló la entidad.

Por ello, la Defensoría pidió a los gobiernos nacional, regionales y locales evitar que el transporte urbano, interurbano e interprovincial se convierta en el nuevo foco de propagación del COVID-19.

Además, solicitó a todas las autoridades del país impedir que aumente el uso de colectivos en zonas donde existe una oferta de vehículos de mayor tamaño, como los buses, para brindar estos servicios.

Finalmente, la Defensoría consideró que el transporte público debe realizarse en unidades donde se pueda asegurar la distancia mínima entre los pasajeros con la finalidad de evitar que el transporte público sea un foco de contagio.

Por ello, pidió la ampliación de la flota vehicular existente en el país destinada a la prestación del mencionado servicio, la racionalización del uso de las vías públicas para dar preferencia a la circulación de los vehículos de transporte público, el otorgamiento de subsidios o incentivos que promuevan el ordenamiento, formalización y ampliación del transporte público, el incremento de rutas, entre otras medidas.

Según el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), la disposición aprobada por el Congreso incluye a vehículos livianos de categoría M1 que no estaban permitidos anteriormente por ser inseguros para el transporte interprovincial de pasajeros.

Se trata de modelos sedán, station wagon, camionetas o algunas minivanes, vehículos que tienen una carrocería liviana para un servicio de transporte público en carretera. Una estadística de la policía revela que estos vehículos livianos son responsables de casi el doble de siniestros viales en carreteras.

Otro de los riesgos de este servicio son las posibilidades de contagiarse del COVID-19, pues el negocio del colectivero es ocupar todos los asientos antes de partir, lo que impide que los pasajeros mantengan el distanciamiento social.

¿Qué es un coronavirus?

Los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden llegar a causar infecciones que van desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, que se pueden contagiar de animales a personas (transmisión zoonótica). De acuerdo con estudios, el SRAS-CoV se transmitió de la civeta al ser humano, mientras que el MERS-CoV pasó del dromedario a la gente. El último caso de coronavirus que se conoce es el covid-19.

En resumen, un nuevo coronavirus es una nueva cepa de coronavirus que no se había encontrado antes en el ser humano y debe su nombre al aspecto que presenta, ya que es muy parecido a una corona o un halo.

¿Qué es el COVID-19?

La COVID-19 es la enfermedad infecciosa que fue descubierta en Wuhan (China) en diciembre de 2019, a raíz del brote del virus que empezó a acabar con la vida de gran cantidad de personas.

El Comité Internacional de Taxonomía de Virus designó el nombre de este nuevo coronavirus como SARS-CoV-2.