Los clientes del prostíbulo clandestino eran contactados a través de una página de internet. (Cuarto Poder)
Los clientes del prostíbulo clandestino eran contactados a través de una página de internet. (Cuarto Poder)

Los agentes de la División de Investigación de Delitos de Alta Complejidad (Diviac) de la Policía Nacional intervinieron un hostal de Comas que funcionaba como prostíbulo clandestino en plena cuarentena, medida decretada por el Gobierno para detener la propagación del .

El programa Cuarto Poder detallo que el hostal "Rajadita" recibía a sus ocasionales clientes de 8 a.m. a 5 p.m., es decir atendía en el horario contemplado dentro del aislamiento social obligatorio.

Incluso, las trabajadores sexuales portaban en las calles bolsas de mercado para simular que iban a hacer compras, a fin de eludir los controles de los policías y militares cuando se dirigían al hostal. Además, algunos clientes tramitaban pases laborales para acudir al establecimiento.

El mayor PNP Jhon Tanabes Alonzo, jefe del Equipo de Inteligencia Delta de la Diviac, dijo que, tras recibir la denuncia, el seguimiento y la vigilancia al inmueble se realizó durante 10 días, periodo en el que se comprobó que seis mujeres venezolanas eran las que ejercían el meretricio en el hostal. Ellas se turnaban y trabajaban dos por cada día.

En el reportaje se señaló que los servicios sexuales se ofrecían en una página de internet. Luego, el contacto se hacía a través de un número de WhatsApp. A los clientes se les enviaba imágenes sugerentes e informaba que la tarifa era de 35 de soles y el costo de ingreso al hostal era de S/1.

El oficial PNP advirtió que dicho servicio sexual constituía una probable fuente de propagación de COVID-19, ya que los clientes ingresaban a las habitaciones del hostal sin cumplir protocolos de sanidad y tenían contacto con las extranjeras sin usar mascarillas, ta como se aprecia en las imágenes del allanamiento.