Los ansiolíticos, cuyo consumo ha ido en aumento durante la pandemia, pueden desencadenar una farmacodependencia. (Foto: Getty Images)
Los ansiolíticos, cuyo consumo ha ido en aumento durante la pandemia, pueden desencadenar una farmacodependencia. (Foto: Getty Images)
Redacción EC

Essalud advirtió que, en el contexto de la pandemia del coronavirus (), la automedicación en nuestro país se incrementó hasta en un 70%, siendo el uso de antibióticos y corticoides no prescritos por médicos los que generan un alto riesgo en la salud de las personas con comorbilidades.

MIRA: Vacunación de adultos mayores: cuándo se ampliarán las edades y otras preguntas

En un comunicado, la entidad detalló que la inefectividad de los medicamentos para tratar una enfermedad no diagnosticada puede producir altos niveles de toxicidad y desencadenar enfermedades como gastritis, cefaleas e hipertensión; así como el aumento de la glucosa e, incluso, daño al hígado y riñones.

La aplicación de corticoides, como la dexametasona, hidrocortisona o metilprednisolona, en personas con enfermedades preexistentes, como la hipertensión, diabetes o cardíacas, podría tener un desenlace fatal”, explicó la químico farmacéutica Ana Carbajal Revatta, coordinadora del área de Farmacia Clínica del hospital Alberto Sabogal de EsSalud.

Además, remarcó que, dependiendo del grupo farmacológico, el uso de la hidroxicloroquina altera los latidos del corazón, pudiendo producir una arritmia cardíaca. En caso de los anticoagulantes, como la warfarina, enoxaparina y heparina, que son de uso intrahospitalario, estos pueden ocasionar un sangrado a nivel gástrico, cerebral y desencadenar en una hemorragia.

MIRA: Miembros de mesa esperaban ser vacunados para la segunda vuelta electoral

En cuanto a la azitromicina, un mal uso de este antibacteriano puede llevarnos a una resistencia bacteriana. Por su parte, los ansiolíticos, cuyo consumo ha ido en aumento durante la pandemia, pueden desencadenar una farmacodependencia.

De otro lado, algunos de los síntomas que se manifiestan por una toxicidad son alergias, prurito, somnolencia, entre otros, llegando al grado de shock, indistintamente del fármaco consumido.

Essalud enfatizó que la automedicación se ha convertido en una práctica frecuente, peligrosa e irresponsable para el tratamiento de personas infectadas y recuperadas de COVID-19, no obstante, se recomienda que la rehabilitación sea vista por un médico.

MIRA: Conoce qué pasa con los frascos abiertos cuando ya no hay personas para vacunar

La Red Prestacional Sabogal, a través del programa de telemonitorización, brinda atención médica y orientación a las personas que se encuentran en proceso de recuperación; y si tiene alguna duda sobre el uso de medicamentos puede comunicarse al 01-4297744, anexo 5804.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

Coronavirus: el 31 de mayo iniciará la vacunación a personas de 60 a 64 años
Coronavirus: el 31 de mayo iniciará la vacunación a personas de 60 a 64 años

TE PUEDE INTERESAR