Módulos Temas Día

Más en Sucesos

Sobre Exposición, por Angus Laurie

"El Parque de la Exposición y el Parque de la Reserva se han ido privatizando bajo la gestión municipal"

Sobre Exposición, por Angus Laurie

(Foto: Archivo / El Comercio)

"Al salir por la puerta principal del museo de esta gran muestra (de Jorge Eduardo Eielson), pude ver cómo una sustancial área del parque situada frente al ingreso había sido enrejada para la organización de un matrimonio". (Foto: Archivo / El Comercio)

El Ministerio de Cultura define un ambiente urbano-monumental como “espacio urbano cuya fisonomía y elementos por poseer valor urbanístico de conjunto deben conservarse total o parcialmente”. A pesar de las buenas intenciones para cumplir con este concepto, muchos ambientes urbanos monumentales han experimentado un período de prolongado deterioro.

El Parque de la Exposición es un caso representativo. Al observar fotos históricas, uno puede apreciar una abundancia de árboles maduros que funcionaban como un techo verde sobre su extensión. Actualmente, el parque ha perdido una gran densidad en su masa vegetal.

Por otro lado, por estos días una gran parte de este parque ha dejado de ser accesible al público, como el resultado de la fragmentación de sus áreas verdes por el exceso de usos privados que consumen esta infraestructura para la generación de estacionamientos vehiculares, mercados, restaurantes y quioscos.

Además de estas concesiones permanentes, el Parque de la Exposición sigue perdiendo su carácter de espacio público al poner en alquiler parte de su área para una serie de eventos privados. El año pasado hice un levantamiento de información sobre el uso de este espacio, para eventos privados temporales. El resultado fue que más de la mitad del espacio público que todavía queda es privatizado para diferentes celebraciones a lo largo de la semana. En aquel momento pude ver en el eje central una feria; otra gran parte del parque había sido enrejada para un concierto; y también en otro rincón, enrejado para otro evento privado. Lo que era un parque se ha convertido en un campo ferial, y lo que era espacio público se ha vuelto un lugar para el consumo.

El 16 de noviembre del presente año se inició la exposición retrospectiva del artista y poeta peruano Jorge Eduardo Eielson en el Museo de Arte de Lima (MALI). Esta exposición, entre otras cosas, fue el resultado de 3 años de investigación. Al salir por la puerta principal del museo de esta gran muestra, pude ver cómo una sustancial área del parque situada frente al ingreso había sido enrejada para la organización de un matrimonio. En este caso, una enorme estructura se había construido dentro de este “ambiente urbano monumental”, bloqueando la vista protegida del Palacio de la Exposición, así como el histórico Pabellón Bizantino.

Los conciertos, ferias de motocicletas y toldos ubicados frente a los pabellones al unísono son evidencia de la poca importancia que le dan las autoridades de Lima al espacio público.

Esto hace imperativa la necesidad de generar algún mecanismo que permita ayudar a conservar no solamente los edificios monumentales, sino también el legado como espacio público de los ambientes urbanos monumentales, como el Parque de la Exposición y el Parque de la Reserva.

Estos han ido volviéndose cada vez más privatizados bajo la gestión de la Municipalidad Metropolitana de Lima.

LEE TAMBIÉN...

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías