Juan Lara Vásquez

Nuevamente el peligro ronda a las personas que acuden a las galerías del , en el Cercado de Lima, por inescrupulosos comerciantes ponen en riesgo la salud y la vida de sus clientes.

Esta mañana y pese a los cientos de personas que llegan, incluso con niños en coches, en busca de disfraces por , los vendedores bloquean los extintores y las señales de seguridad para colgar más mercadería y conseguir mayores ganancias.

El Comercio recorrió las galerías del emporio comercial y observó que no solo no se respetan las medidas de seguridad, sino que los fiscalizadores de la Municipalidad de Lima no reparan en el peligro que existe.

En la galería 'Los Damnificados', ubicada en el cruce de los jirones Santa Rosa y Andahuaylas, los comerciantes colocan piñatas y disfraces sobre los extintores. Además, la gran cantidad de gente que ingresa supera el aforo permitido.

Lo mismo sucede en la 'Galería Blanca', ubicada en la cuadra 7 del jirón Huallaga, en la que, incluso, uno de los comerciantes colocaba un cartel sobre el tablero de conexiones eléctricas.

Ante un incendio, los comerciantes tendrían que buscar los extintores entre disfraces, piñatas y decoraciones perdiendo valiosos minutos que podrían evitar un siniestro.